Trabajos en call centers para víctimas del conflicto

En la primera etapa de formalización laboral el Ipes abrió 300 cupos para la población indígena y afrodescendiente.

El proceso de formalizción de vendedores informales se extendió. Luego de que un grupo de 500 familias en condición de desplazamiento se tomara la Plaza de la Hoja como protesta por la ausencia de subsidios por parte del gobierno nacional, el Distrito abrió una mesa de trabajo para menguar las manifestaciones. Los resultados no tardaron en llegar. Mientras que el Mninisterio de Vivienda se comprometió a entregar 1.300 viviendas de interés social para las familias desplazadas el Distrito anunció nuevas alternativas para esta población. Una de ellas es la formación de víctimas del conflicto armado como agentes de contact center. La idea fue formulada por el Instituto para la Economía Social (IPES); entidad encargada de ejecutar uno de los objetivos más significativos del Plan de Desarrollo de la administración Petro: crear oportunidades de trabajo "decente" para la población informal.

Si bien es cierto que en lo que va de la administración Petro la política de formalización se ha enfocado en los vendores ambulantes informales de la ciudad, el IPES estableció un convenio con la Asociación Colombiana de Contact Centers para formar como técnicos a 300 personas víctimas del conflicto armado. El proyecto "pacto por el trabajo digno y decente" cuenta una inversión de $500 millones y está dirigido hacia las víctimas del conflicto que cumplan con los siguientes requisitos: tener entre 18 y 30 años, título de bachiller, declaración personal de auto-reconocimiento como indígena o afrodescendiente, cédula de ciudadanía, documento que lo certifique como víctima del conflicto armado y fotocopia de un recibo de servicio público que acredite el lugar de residencia en Bogotá. Hasta el 24 de mayo habrá plazo para inscribirse. El IPES anunció que abrirá 30 cupos para estudios en portugués y que para al 50% de la población inscrita se garantizará la vinculación de empleo formal después de haber realizado el curso.

El proceso de capacitación durará 1.320 horas. El tiempo de estudio estará dividido en capacitación teórica-práctica en servicio al cliente, manejo de información y bases de datos, atención de contactos con información de entrada y salida de productos y servicios, inglés comercial, identidad cultural, salud ocupacional, diversidad étnica, enfoque diferencial afrodescendiente e indígena, ética, neurolingüística, proyecto de vida y mentalidad emprendedora. Según Jorge Pulecio, director del IPES, el Distrito está comprometido "con el fortalecimiento del tejido productivo de la ciudad", lo que implica "garantizar el derecho al trabajo digno de las familias con bajos ingresos, mujeres, jóvenes, indígenas, comunidad LGBTI, víctimas de la violencia, personas con dispacidad y en general grupos poblacionales discriminados y segregados".

Karen Caicedo, víctima del conflicto armado en el Meta, está en busca de un trabajo formal: "Llegué a Bogotá hace mucho tiempo, desde Puerto Lleras. Fui buscando trabajos y logré conseguir un puesto en un restaurante. El proyecto del IPES me pareció bueno porque ya quería cambiar de trabajo y avanzar para poder pagar mis estudios. La idea es terminar el curso del IPES y empezar a estdudiar derecho. No ha sido fácil pero los call center están cogiendo mucha fuerza. Así espero sacar una carrera adelante".

Temas relacionados