Crean fondo de $200 mil millones para rescatar a operadores del SITP

El sistema ideó una fiducia para que los concesionarios mejoren la flota y puedan operar los buses que están fuera de servicio. Eso sí, si no pagan o incumplen, tendrán que entregar sus vehículos más nuevos al Distrito.

Archivo El Espectador

160.000 habitantes de Ciudad Bolívar sin transporte público justo hace ocho días: ese fue el campanazo de alerta de los alcances de la crisis financiera que aqueja a los operadores del Sistema Integrado de Transporte Público (SITP). Pasada una semana, Transmilenio anunció una estrategia para que los concesionarios no se cuelguen con sus obligaciones y se garantice el servicio: la creación de un fondo por $200 mil millones. (Lea: Crisis del SITP tocó al usuario)

Según el sistema, se trata de una fiducia ideada para que los concesionarios mejoren la flota actual del SITP y puedan operar los vehículos que están fuera de servicio. Tal como quedó acordado, los operadores contarán con un plazo de cinco años para devolver los recursos a los que accedan, los cuales serán descontados de la remuneración.

Para acceder a este fondo, los concesionarios deberán adquirir ciertos compromisos, entre ellos que, si no cumplen o no pagan, tendrán que entregar los vehículos más nuevos al Distrito.

Uno de los primeros en acogerse a esta medida fue el concesionario Este Es Mi Bus, que tendrá una destinación de recursos de aproximadamente $22 mil millones. Sin embargo, Transmilenio aclaró que el dinero que girará varía según el operador.

“Estamos tomando decisiones responsables frente a la realidad del sistema considerando aspectos técnicos, estructurales, financieros y jurídicos. Enfocados en el cuidado de lo público, este acuerdo establece la devolución de los recursos por parte de los concesionarios en un período de cinco años mediante la disminución de la remuneración”, explicó Alexandra Rojas, gerente de Transmilenio.

El sistema señaló que la creación de esta fiducia es fruto del trabajo adelantado con los concesionarios para rescatar al SITP. De acuerdo con Transmilenio, con este fondo se rompe el “ciclo vicioso de falta de liquidez, incapacidad de comprar repuestos, menos buses prestando el servicio y menores ingresos a los concesionarios”.

Transmilenio declaró que, desde enero del año pasado, ha puesto en marcha un trabajo técnico, operativo y jurídico para resolver la crisis y adoptar acciones, sumado a la instalación de mesas con los concesionarios buscando evitar una parálisis del sistema.

Entre tales medidas, la gerente del sistema destacó la declaración de incumplimiento de los operadores Egobus y Coobus, así como 424 cambios operacionales como nuevos trazados de rutas; ampliación de la cobertura en la oferta; mejora de frecuencias; cambios de lugar de inicio de rutas y nuevas rutas.

“Estos cambios han permitido evidenciar mejoras en la situación financiera de los concesionarios, en aras de brindar sostenibilidad y operatividad al sistema. El trabajo realizado en conjunto permitió a los concesionarios disminuir en un 30% las pérdidas reportadas el año pasado respecto a 2015, según cifras de la Superintendencia de Sociedades”, agregó la funcionaria.