Se abrió la licitación de las fases II y III en el municipio

“Transmilenio es útil, pero pésimo negocio para Soacha”

El alcalde de Soacha, Eleázar González, señala que, pese a que el municipio pondrá recursos para la construcción de la nueva troncal y se encargará del mantenimiento de la vía exclusiva, no recibirá ningún porcentaje por lo que paguen los habitantes en pasajes. Pedirá que una parte se destine a la implementación de rutas alimentadoras y para reforzar la seguridad en el corredor.

Eleázar González, alcalde Soacha, advierte que el municipio también deberá hacer el proceso de desmonte de los buses municipales. Óscar Pérez - El Espectador

Esta semana se abrió la licitación para la construcción de la fase II y III de Transmilenio (TM) en el municipio de Soacha, con la que no solo se ampliaría 3,9 kms la troncal, sino que se construirá un patio taller y una estación intermedia, a la que llegará el 70 % de las rutas alimentadoras, con lo que se mejorará la conexión del municipio con Bogotá y, de paso, se aumentará la capacidad del sistema, pues pasará de transportar 105.000 pasajeros diarios a casi 400.000.

Lea: Este miércoles se abre la licitación de las fases II y III del Transmilenio en Soacha

Aunque el megaproyecto espera ser un respiro para sus habitantes, ya que a diario en las tres estaciones de TM que hoy existen en Soacha se presentan grandes congestiones, detrás hay un tema agridulce para el municipio y del que poco se habló: la obra, que le abre paso a la empresa distrital para ir a recoger los pasajeros de la población, representará gastos. Fuera de que TM no está obligada a hacer ninguna inversión en ese municipio, ni le ofrecerá subsidios a los pasajeros de poblaciones vulnerables, su alcaldía tendrá que garantizar la seguridad y el mantenimiento de las vías para los articulados.

Tal y como está planteado, la obra costará casi $400.000 millones, que provienen de recursos de la Nación (68 %), de la Gobernación de Cundinamarca (19 %) y del municipio (13 %). En una primera fase, se hará la intervención desde la calle 22, en Soacha, hasta el sector conocido como 3M, donde se construirá la estación intermedia a la que llegarían las rutas alimentadoras.

Lea: Invias entregará operación de corredores viales de Cundinamarca a la Gobernación

La última etapa, irá desde la calle 5 hasta la urbanización Maipore, en la zona de “El Vínculo”, es decir, junto a la última urbanización del municipio, donde estará el portal y el patio taller de Transmilenio. Si todo sale como se tiene previsto, la troncal estará en operación en 2023, con lo que ampliará su capacidad, pasando a movilizar hasta 400.000 personas diarias, no solo de Soacha, sino de un municipio como Sibaté, que hoy moviliza 7.000 personas tanto a la capital, como a Granada y Silvania.

El problema radica en las ganancias. Si bien el municipio invertirá recursos para la construcción de la troncal, porque sabe que es una necesidad para mejorar la movilidad de sus ciudadanos, será la empresa de Bogotá la que se quedará con todo el dinero de los pasajes, lo que, para el alcalde de Soacha, Eleázar González, convierte la construcción en un negocio exclusivo de Bogotá, que no pondrá dinero para las obras, ni ha querido llegar a un acuerdo con el municipio. “Transmilenio es útil, pero un pésimo negocio para el municipio”, señala.

Según González, la concepción de TM es la asociación más rara entre el Estado y un privado: “Aunque se supone que de la tarifa que pagan los usuarios, el 25 % debe ser para garantizar el servicio alimentador desde los barrios, a la fecha he cuestionado a Peñalosa, porque de eso no le quedará ni un centavo al municipio”.

La cuestión de fondo es que como está planteado el convenio, fiscalmente el municipio hoy no recibe nada por la operación de las tres estaciones de Transmilenio que existen y en las que a diario se movilizan alrededor de 105.000 personas, lo que representa ingresos cercanos a los $250 millones diarios para el Sistema y casi $90.000 millones al año. En cambio, Soacha sí debe responder por el mantenimiento de las losas de la vía exclusiva del sistema.

De acuerdo con el alcalde, en este momento solo han hecho una reparación que costó $30 millones, pero “a medida que pasen los años y la vía se deteriore, la cifra de la reparación del carril será astronómica, pues arreglar cada losa, que mide más o menos 2X2, actualmente cuesta $25 millones”.

Esta condición se mantendría para las fases II y III de Transmilenio, pero con un agravante. Además de que Soacha no recibirá ganancias de los pasajes, tendrá que hacer la implementación de las rutas alimentadoras, lo que implica que en el municipio haga todo el proceso de desmonte de los buses municipales. González es optimista en ese tema y señala que mientras que realizan los estudios para la organización del sistema de alimentación en su población, se han adelantado diálogos con el gremio transportador para consolidar acuerdos que garanticen su inclusión en el sistema, con la construcción de las dos fases complementarias de Transmilenio.

“En este momento estamos haciendo un estudio, financiado por la Agencia Nacional de Infraestructura, el Ministerio de Transporte, el Departamento y el municipio, para precisar las rutas alimentadoras, cuántos vehículos se necesitan y cuáles se deben chatarrizar. Asimismo, hemos hecho tres reuniones con las 23 empresas del municipio para concientizarlas de la necesidad de unirnos y montar una gran empresa”, dijo González.

En estas reuniones, dice, los propietarios no solo se han comprometido a unirse para no dejarse sacar del esquema que se plantea con la llegada de Transmilenio, sino a renovar la flota para traer nuevas tecnologías más amigables. Para poder sacar adelante la iniciativa, exigen que se les entregue el 25 % del pasaje dedicado a alimentación, el mismo que insiste el alcalde del municipio.

“Le reiteré a la gerente de Transmilenio, Consuelo Araújo, que revisemos las cifras de participación por alimentación con lo que las empresas del municipio tienen pensado subsanar ese componente en Soacha, pero no hubo respuesta”, agregó el mandatario. Este porcentaje es lo mínimo que esperan acordar, pues con la construcción de la nueva troncal el municipio tendrá que destinar más recursos para cumplir sus obligaciones con el mantenimiento y la seguridad en la troncal, asignando policías para esta tarea .

Pero el municipio, dice el alcalde, tampoco cuenta con las condiciones para lograr esto. Soacha no tiene Policía Metropolitana; pese a que tiene más de medio millón de habitantes, no cuenta con suficientes uniformados: son apenas 760, que se dividen en tres turnos. Ese déficit le ha traído retos en seguridad, pues de acuerdo con González, a pesar de que se necesitan más de 100 cuadrantes, hoy solo cuentan con 48. Ahora, de los pocos uniformados que tienen, tendrán que destinar unos para que se encarguen de Transmilenio.

Pese a todo y las dificultades que ha tenido el municipio para llegar a un acuerdo con Bogotá, como lo ha sido la integración de los taxis o un acuerdo en seguridad ante los hechos de violencia que se presentan en fronteras como Cazuca, González indica que, se han logrado, en menor medida, otros acuerdos en movilidad, infraestructura regional y medio ambiente, con los que se espera sacar adelante otros proyectos trascendentales como la construcción de la ALO Sur, fundamental para descongestionar la Autopista Sur.

Por ahora, que ya está en marcha la licitación para la construcción del tramo de Transmilenio, la prioridad del municipio será insistir en un acuerdo con Bogotá para obtener los recursos que necesita para poner en marcha el sistema alimentador con los conductores de la población, pues de no hacerlo, dice el alcalde, se corre el riesgo de tener que asignar recursos que antes no tenía previstos para eso o fracasar en la intención de unificar a los transportadores.

“Eso es lo agridulce, pero nosotros seguiremos batallando. Transmilenio es una solución interesante para lo local y para los municipios medianamente vecinos, pero no puede ser la solución definitiva. Se necesita acuerdos y también trabajar para construir vías alternas a la Autopista Sur, que beneficien al municipio y a la capital”, concluye González.

*  *  * 

Si quiere conocer más sobre lo que pasa en Bogotá, lo invitamos a seguir nuestra página en Facebook

877656

2019-08-24T22:00:33-05:00

article

2019-08-24T22:00:33-05:00

[email protected]

none

Mónica Rivera - @Yomonriver ([email protected])

Bogotá

“Transmilenio es útil, pero pésimo negocio para Soacha”

61

8931

8992