Cuarta vez que se aplaza la entrega

Transmilenio por la séptima: ¿qué pasa con los estudios?

Aunque el Distrito califica de “inminente” el comienzo de la obra, de 14 productos técnicos sólo han aprobado cuatro. Faltan, entre otros, el presupuesto, el diseño de redes de servicios y los impactos ambientales.

Render del proyecto en la estación de la calle 45. / Instituto de Desarrollo Urbano (IDU)

Construir la troncal de Transmilenio (TM) por la carrera séptima, entre las calles 32 y 200, es una de las prioridades del Distrito en materia de infraestructura. En febrero, la directora del IDU, Yaneth Mantilla, dijo que en agosto comenzaría la obra, con un costo de $2,4 billones. No obstante, a cuatro meses de la fecha señalada, hay retrasos que ponen en duda el arranque de la construcción.

La demora radica en algo puntual: la megaobra, a pesar de que tiene el dinero garantizado, aún no tiene aprobados los estudios y diseños. Pese a que éstos debían estar listos el año pasado, tras varias prórrogas, la nueva fecha de entrega es el 5 de junio.

>>> LEA: Transmilenio por la Séptima: choque al rojo vivo

En este punto es clave recordar que el Distrito lo que está esperando es una actualización de unos diseños que ya existían desde 2007. Para hacerla el IDU contrató en enero a la firma Ingetec, la misma que había hecho los estudios originales. La empresa tenía plazo hasta noviembre, pero por múltiples razones, se ha prorrogado esta fecha en cuatro oportunidades.

La razón de la última prórroga es que de los 14 paquetes técnicos que deben entregar como parte del contrato, sólo cuatro están aprobados (ver tabla). La topografía, los diseños geométricos, los pavimentos y los estudios sociales son los únicos con el visto bueno. No obstante, hay ítems claves, como los estudios de tránsito, los diseños de redes de servicios públicos (lo que más demora una obra de este tipo), así como los estudios geotécnicos, de suelos y ambientales, que siguen sin superar las observaciones de la interventoría.

>>> LEA: Así se vería Transmilenio por la séptima, según el Distrito

Pero, tal vez, lo que más inquieta es que a la fecha ni el presupuesto, ni el cronograma, ni las especificaciones técnicas de la obra han sido aprobados. La preocupación por las demoras de los estudios no es menor y la comunidad empieza a pedir explicaciones.

Mauricio Rico, arquitecto y director de Corposéptima, organización que ha acompañado el proceso, asegura que el hermetismo puede aumentar la suspicacia sobre el proyecto. Considera que el Distrito ha fallado al no socializar más los estudios. “Eso le hace un enorme daño a la institucionalidad y al proyecto, pues cuando no hay información, cualquiera se puede inventar lo que quiera en redes sociales. Esto va en contra del ejercicio de las veedurías ciudadanas, que son vitales para que un proyecto como estos tenga aceptación entre la comunidad. Las prórrogas son para cuadrar algo que nadie sabe y ese hermetismo es dañino”.

Por su parte, otro comité de ciudadanos, creado para intentar detener o, al menos, modificar la obra, asegura que las demoras se deben a que el proyecto no ha encontrado viabilidad técnica. “Los incumplimientos de la administración sólo se explican por la inviabilidad técnica de la obra. TM no cabe por la séptima, dejará daños urbanos irreparables y traerá más problemas ambientales al estrecho corredor”, aseguró Edmundo López, coordinador del comité Defendamos la Séptima, quien anunció medidas jurídicas para detener la obra. 

>>> LEA: ¿Consulta popular para frenar el Transmilenio por la Séptima?

La inquietud también aterrizó en el Concejo, donde ayer se realizó un debate a medias, pues la sesión se levantó antes de la intervención de los funcionarios del Distrito. Los concejales Hollman Morris, Juan Carlos Flórez y Manuel Sarmiento expresaron sus dudas sobre la obra y aseguraron que de ninguna manera se cumplirá el cronograma, que fija 2021 como la fecha en la que rodará el primer articulado por la carrera séptima.

Para Morris, las prórrogas son muestra de una violación al principio de planeación, por lo que pidió a los entes de control revisar los documentos del proceso. “En ninguna empresa del mundo se aprueban presupuestos sin conocer estudios. Eso sólo pasa en Bogotá, donde el Concejo aprobó un cupo de endeudamiento para la obra, sin conocer detalles. Hoy no sabemos cuánto vale la troncal. ¿Qué implicaciones puede tener eso para el presupuesto de la ciudad? ¿Qué implicaciones puede tener para un Concejo que aprobó un cupo de endeudamiento sin conocer el costo de la obra?”, fueron algunas de las preguntas que lanzó el cabildante.

Flórez sumó otras dudas en el debate. Por ejemplo, señaló que del proyecto se eliminaron algunas obras y planteó la duda de si se debe a que podrían desbordar el presupuesto. “Se ha reducido la magnitud de los trabajos de alto impacto en el proyecto. Ahora habrá menos excavaciones en la calle 72 y tendrá menor longitud del deprimido de la calle 85. ¿Se les crecieron los costos y han tenido que recortar?”.

>>> LEA: A favor y en contra de Transmilenio por la Séptima

Finalmente, Sarmiento cuestionó el espacio que quedaría para los andenes si el proyecto continúa tal como está planteado. “Los andenes en vías arterias deben medir como mínimo 3,5 metros y evidentemente el TM por la séptima no cumple con esta norma. La administración primero exigió que se hiciera un proyecto para cumplir con esta norma y luego se echó para atrás, por el costo elevadísimo de compra de predios que se requería para cumplir la norma”.

Así las cosas, el proyecto de construir una troncal de TM de 20 kilómetros, 21 estaciones y tres desniveles por la carrera séptima, a pesar de haberse anunciado como inminente, por ahora parece no contar con el soporte técnico suficiente para estar dentro de las obras próximas a ejecutarse. Y aunque el IDU manifiesta que las prórrogas no generarán sobrecostos y no renunciará a su facultad sancionatoria, los pasos más importantes antes de abrir la licitación aún siguen en veremos.

751048

2018-04-19T22:13:15-05:00

article

2018-04-19T22:15:01-05:00

leorod4@me.com

none

Felipe García Altamar / fgarcia@elespectador.com / @FelipeAltamar

Bogotá

Transmilenio por la séptima: ¿qué pasa con los estudios?

59

398896

398955