Transmilenio tiene un año para instalar sensores de control de sobrecupo

El Consejo de Estado ordenó además la creación de un comité para supervisar la calidad del servicio.

Transmilenio tiene un plazo de 12 meses para instalar sensores y alarmas audibles para controlar el peso en los alimentadores y los buses articulados, determinó en un fallo en Consejo de Estado.

Según la sentencia, la Secretaría de Movilidad de Bogotá tendrá un plazo de seis meses para realizar los estudios técnicos necesarios para establecer la capacidad y el número máximo de personas que puede abordar cada uno de los buses, con el propósito de garantizar la calidad del servicio y la seguridad de los usuarios.

La disposición del alto tribunal contempla además que la empresa Transmilenio debe cumplir estrictamente los horarios de llegadas y puntos de paradas de los articulados y así evitar que se presenten colapsos en las horas pico. Por lo que en un plazo de 11 meses, tendrán que publicar en cada una de las estaciones, los horarios de cada ruta del sistema de transporte.

Finalmente, el Consejo de Estado ordenó a la Alcaldesa de Bogotá y al Gerente de Transmilenio, en coordinación con el Comandante de la Policía Metropolitana implemente, en forma inmediata y de manera permanente, una campaña educativa y de capacitación a la ciudadanía en general, que la concientice sobre los deberes que tiene como usuaria del sistema de transporte y no permita abusos y sobre todo que no contribuya a generar sobrecupo.

Con esta medida se espera que mejoren las condiciones del servicio que cuenta con más de 1.200 vehículos y que tienen capacidad para transportar 160 personas.

 

Temas relacionados