Tras dos años, regresan las clases al colegio Manuel Cepeda Vargas de Kennedy

La Secretaría de Educación entregó las obras de la institución luego de someter la estructura a trabajos de reconstrucción. Los estudiantes cuentan ahora con cuatro edificios nuevos, en los que funcionarán 30 aulas regulares.

Secretaría de Educación de Bogotá

Fueron necesarios casi dos años de obras y una inversión superior a los $16 mil millones para que los más de 2.000 estudiantes del colegio Manuel Cepeda Vargas de la localidad de Kennedy, en el suroccidente de Bogotá, estrenarán las nuevas instalaciones de la institución. Este martes, la Secretaría de Educación entregó el proyecto luego de que la estructura fuera sometida a trabajos de restitución y reconstrucción.

Atrás quedan las casetas prefabricadas en las que recibían clases en un predio cercano: ahora, los estudiantes gozan de una planta de 11 mil metros cuadrados en la que se levantan cuatro edificios nuevos construidos en tres pisos, en los que funcionarán 30 aulas regulares, una zona administrativa, salón de profesores, aula de informática y de tecnología.

A estos espacios se suman laboratorios, salones de danzas, dibujo, biblioteca, audiovisuales y un aula polivalente. “Sus instalaciones fueron adecuadas con rampas, baterías de baños y un ascensor para población en condición de discapacidad, así como áreas de circulación iluminadas y con sistema de red contraincendios”, destacó la Secretaría de Educación, precisando que el colegio también contará con un comedor escolar, patios, zonas verdes, una cancha y bicicleteros.

El colegio Manuel Cepeda Vargas –explicó el Distrito– es la cuarta institución educativa que se entrega bajo la modalidad de reconstrucción, en el marco de un programa denominado ‘Revolución de los colegios’, para el que se tienen previstos recursos por $1.1 billones.

“Estas obras le darán el doble del área que habitualmente tenían los estudiantes para estudiar con calidad y ser felices en su colegio. Así es como estamos cumpliendo nuestro compromiso de responder al déficit de ambientes de aprendizaje, para brindar una educación con bienestar y dignidad”, manifestó el alcalde Enrique Peñalosa.

El Distrito prevé poner en funcionamiento, en lo que resta del año, otras cuatro instituciones educativas, para un total de 11 en 2017: nueve en modalidad de restitución, terminación y ampliación y dos colegios totalmente nuevos, La Felicidad en Fontibón y Puerto Sol en Usaquén.