Tras siete años de obras, Distrito entregó la primera parte del deprimido de la 94

Siete años entre prórrogas y adiciones de dinero tuvieron que pasar para que la ciudad recibiera una primera fase de las obras que finalizarían en marzo de 2017.

En la obra se han presentado cuatro suspensiones, tres prórrogas y ocho adiciones de recursos./ Archivo
Tras siete años de la adjudicación del contrato del deprimido de la calle 94, por fin la ciudad recibe una primera parte de esa obra. Se trata de tres carriles del costado occidental de la carrera 9, entre las calles 97 y 95, que fueron habilitados ya para la circulación de vehículos y con los que se espera el alivio del tráfico en ese sector, que se ha vuelto traumático por esa construcción.  
 
Así, empieza a ponerse al servicio de la ciudadanía una obra polémica, envuelta en el carrusel de la contratación, que ha estado sujeta a varios retrasos y que terminó costando $165.000 millones, más del triple del valor convenido en un principio. En la obra se han presentado cuatro suspensiones, tres prórrogas y ocho adiciones de recursos al presupuesto inicial.
 
Con la entrega de ese tramo, se cumple lo que le dijo la directora del IDU, Yaneth Mantilla, a El Espectador en julio pasado: "la decisión que ya se tomó es entregarlo (el deprimido de la calle 94) por fases. Posiblemente en octubre entregamos un acceso, el que va por la NQS, que aliviaría enormemente el tráfico por ahí". 
 
Ahora, se espera que el puente peatonal sobre la calle 94 se entregue antes de finalizar este año, y que la obra completa se finalice durante el primer trimestre de 2017. 
 
 

 

últimas noticias

Cayó banda que hurtaba vehículos en Bogotá

Bogotá: la ciudad de los gerentes