A través de Facebook se venden permisos para hacerle conejo al pico y placa en Bogotá

El concejal Julio César Acosta puso al descubierto una red de ‘tramitadores’ que, a través de maniobras fraudulentas al interior de entidades, logra burlar la restricción amparados en excepciones.

Archivo particular

Entre 2’800.000 y 3’500.000 puede costarle evadir la restricción del pico y placa en Bogotá, gracias a un permiso que se está ofertando a través de Facebook y que, por medio de una presunta red de corrupción de orden distrital y nacional, le permite circular de forma legal todos los días y a toda hora en la capital.

El hecho fue puesto al descubierto por el concejal Julio Cesar Acosta (Cambio Radical), quien sostuvo que, mediante maniobras irregulares y prácticas inescrupulosas, delincuentes logran conseguir los debidos permisos (con una validez de un año), para circular por la capital del país sin cumplir con la restricción de pico y placa.

En su mayoría, estas exenciones a la medida aplican para vehículos adscritos a organismos de seguridad del Estado o individuos protegidos por la Unidad Nacional de Protección; sin embargo, la red logra hacer pasar a los conductores bajo alguna de estas condiciones para que queden exentos.

En el anuncio de Facebook que denuncia el cabildante, se observa el perfil de una mujer que se identifica como ‘María Paula Carvajal’, quien es la encargada de comercializar los permisos: “Vendo permisos para pico y placa y polarizado a nivel nacional wsp 320 228 96 40 o por interno”, señala el anuncio divulgado por Acosta. 

“Al comunicarse con el número del anuncio, lo remiten a otro contacto, que sin ningún pudor y como se tratara de un negocio legal, ofrecen tramitar en cinco días hábiles un permiso con una validez de un año, para circular sin respetar la restricción del pico y placa que rige en la ciudad”, advirtió Acosta.

Una grabación entre un sujeto que se hace pasar por cliente y un integrante de la organización delincuencial pone al descubierto el fraude.

De acuerdo con el concejal, gracias a esta maniobra evasiva, al menos 200 vehículos estarían circulando de forma irregular en Bogotá. “Los permisos ilegales son obtenidos con solicitudes supuestamente enviadas por la Fiscalía General de la Nación y la Unidad Nacional de Protección, a la Secretaría de Movilidad, con el argumento que los vehículos pertenecen a dichas entidades”, agrega el cabildante.

Acosta precisó que la autenticidad de los permisos se puede verificar en la página de información de la Secretaría de Movilidad SIMUR y por eso, “quienes los venden, solo los cobran después de que la persona que lo compra verifique que esté montado en la página de Movilidad”.  

El concejal elevó un llamado al Distrito y a las demás entidades presuntamente vinculadas en estos hechos para que investiguen la red que estaría detrás del fraude, de cara a que se adopten medidas que permitan contrarrestar su accionar delincuencial.