La última carta contra venta del 20 % de la EEB

Mientras para el Distrito las obras que se harán con ese dinero retribuirán con creces los dividendos que dejará de recibir, los que se oponen al negocio dicen que las cuentas no cuadran.

Entre los proyectos que se apalancarían con los recursos de la venta de acciones de la EEB está la ALO, que mejorará la movilidad en el occidente de Bogotá. / Archivo

Que la ciudad necesita obras de infraestructura para sacarla del atraso histórico y que esto traerá mayor desarrollo e ingresos, es lo que ha dicho la Alcaldía de Bogotá para justificar la propuesta de vender el 20 % de sus acciones en la Empresa de Energía (EEB). El argumento lo acogieron las bancadas de gobierno en el Concejo, que aprobaron el proyecto en primer debate. Todo apunta a que en plenaria, donde hoy comienza la discusión, la mayoría respaldará la iniciativa. Sin embargo, los que se oponen se jugarán la última carta: demostrar la ilegalidad de la venta con el fin de que se archive el proyecto.  (Lea: ¿Vale la pena vender parte de la Empresa de Energía de Bogotá?)

Para hacerlo, se basarán en la Ley 819 de 2003, que ordena que los proyectos que planteen una reducción de ingresos para las administraciones (como el renunciar a los dividendos) deben explicar cuál será la fuente con la que sustituirán esos recursos en el presupuesto. Las opciones son disminuir gastos o aumentar otros ingresos. Y aunque el Distrito argumenta que la venta no afectará las finanzas de la ciudad, para el concejal Manuel Sarmiento (Polo), las cuentas no cuadran y, por lo tanto, aprobarla sería una ilegalidad que el cabildo no debe respaldar.  (Lea: La ETB: lo que está a la venta)

Las cuentas

Según la administración, con la venta del 20 % de las acciones de la EEB espera conseguir $3,6 billones para apalancar ocho obras que se harán a través de Asociaciones Público Privadas (APP) y que impactarán positivamente la economía de la ciudad. Por ejemplo, aunque la venta implicaría una reducción de dividendos cercana a $1,4 billones entre 2018 y 2027, a cambio se recibirían recursos para cofinanciar proyectos de infraestructura por $21,1 billones. Esto, agrega, generará un aumento en el recaudo del Impuesto de Industria y Comercio (ICA) de casi $3,4 billones entre 2018 y 2027. “Igualmente, la idea es mejorar el gobierno corporativo de la EEB para maximizar sus utilidades”.  (Lea: Peñalosa busca vender el 20% de la EEB)

Sin embargo, para el concejal Sarmiento, estos cálculos están mal hechos. “La administración infló los impactos del proyecto, porque el punto base para estimar el crecimiento fue el PIB del 2012 y no el de 2015 que, al ser mayor, reflejaría un crecimiento estimado mucho más bajo”. Agrega que la Alcaldía sugiere que el crecimiento económico por la inversión en obras civiles llegará hasta 8,2 % en 2020, pero no aclara que el crecimiento durará sólo mientras avanzan las obras. Por eso, dice, no resulta cierto que solo por esta inversión la economía podría crecer más allá de lo que duren los trabajos. (LEA: Arranca debate sobre la venta del 20% de la EEB en el Concejo)

Según las cuentas de Sarmiento, por el 20 % de las acciones el Distrito recibiría entre 2017 y 2021 dividendos por $682.000 millones, mientras por recaudo adicional del ICA por obras recibiría casi $353.000 millones, lo que implica un hueco en el presupuesto de Bogotá cercano a los $330.000 millones. “La administración presenta un proyecto que, en sus términos, no impactaría las finanzas distritales. Sin embargo, sus cálculos están inflados. De ser aprobado este proyecto, los concejales podrían incurrir en prevaricato por segunda vez en el año. De la misma manera, podría configurarse un fraude procesal en cabeza del alcalde Peñalosa, quien estaría induciendo al error a los concejales. Por eso, lo mejor es archivar la iniciativa”.  (Lea: Venta de la Empresa de Energía de Bogotá: los argumentos del sí y el no, en el Concejo) 

La otra cara

Contrario a las proyecciones de los que se oponen a la venta del 20 % de las acciones de la EEB y de la participación que tiene esta compañía en otras sociedades (Promigás, Nutresa, Banco Popular), la visión de la administración e incluso de expertos en el mercado de valores es más optimista. Señalan que, más allá de renunciar a unas rentas, la transacción será un buen negocio para la ciudad y la EEB, pues con la venta se puede mejorar el gobierno corporativo de la Empresa y, de esta manera, “maximizar sus utilidades y mejorar el flujo de dividendos”. (Lea: Peñalosa: “$49 de cada $100 serán para movilidad”)

De acuerdo con Camilo Silva, director de Valora Inversiones, vender es mejor opción para la ciudad que endeudarse, ya que “Bogotá no tiene márgenes amplios para aumentar su deuda actual. De hacerlo, la calificación del Distrito podría verse comprometida y llevaría a que sea mucho más costoso en términos financieros un endeudamiento”. Y agrega: “con el dinero proveniente de la enajenación de acciones la ciudad podrá atender las urgencias que tiene en obras, evitar mayor endeudamiento y valorizarse como capital”. (Lea: Demandan millonario negocio de la Empresa de Energía de Bogotá)

Silva destaca que sacar a la venta el paquete accionario influirá inevitablemente en el precio de la acción. “Los ingresos provenientes del Grupo de Energía deberán mejorar si también le autorizan la venta de las acciones que tiene la empresa en otras compañías o activos no estratégicos. Con ello, logrará hacer inversiones que le permitirían consolidar y mejorar su presencia en los negocios principales en Colombia y Latinoamérica”.

Sus proyecciones a mediano y largo plazo indican que las acciones de la EEB, al tener mayor liquidez en la bolsa, podrían escalar posiciones en el índice Colcap, algo que tiende a mejorar su valor. “De esta manera, el Distrito podría recuperar, a través de la valorización de la acción, lo enajenado. Además de cumplir con la estrategia de consolidación y mejoramiento de las empresas más rentables del grupo, seguramente aumentarán sus ingresos y, de esta manera, la administración podría recibir las mismas utilidades que hoy, pero con una menor participación”, puntualizó.

Entre estas dos posiciones, la plenaria del Concejo discutirá hoy en segundo debate el proyecto con el que la administración busca autorización para vender el 20 % de las acciones de la EEB. Y aunque la mayoría de los concejales se inclina por dar el aval, esta semana se conocerá cuál tesis se impone.

Temas relacionados