Ultiman revolcón en aseo

En cuestión de horas, el alcalde Bogotá emitirá decreto para frenar a los operadores privados.

Gustavo Petro, alcalde de Bogotá, ayer en la comisión sexta del Senado. / Cortesía
Gustavo Petro, alcalde de Bogotá, ayer en la comisión sexta del Senado. / Cortesía

Tres nuevos pasos que definirían el futuro del negocio de las basuras en la capital está a punto de dar el alcalde Gustavo Petro. En primer lugar, la administración distrital afina los detalles de cooperación entre el Acueducto y Aguas de Bogotá, con el fin de que esta última, filial de la empresa distrital, asuma el manejo del servicio dentro de 12 días.

En segundo lugar, la administración ya tiene listo un documento con el soporte jurídico de los cambios que pretende hacer en el manejo de dicho negocio, análisis que será presentado como respuesta al derecho de petición radicado hace cinco días por la Defensoría del Pueblo en la Alcaldía. Los cuestionamientos del organismo de control giran en torno al mencionado acuerdo entre el Acueducto y Aguas de Bogotá, y a varios de los detalles del nuevo esquema público de aseo que fueron revelados por El Espectador. 

Y en tercer lugar, está pendiente de firma de Petro el decreto que prohibirá a los empresarios privados, que en la actualidad prestan el servicio de aseo, extender sus funciones después del 18 de diciembre. La expedición de dicho documento, también anticipada ayer por El Espectador, fue objeto de polémica entre defensores y detractores del esquema de recolección de desechos que el alcalde quiere para la capital. Mientras unos creen que se está extralimitando en funciones, otros sostienen que se trata de un acto de responsabilidad que busca evitar un enfrentamiento entre públicos y privados a partir del vencimiento de los contratos de los privados.

Este medio informó que el alcalde diseñó una estrategia que incluye reuniones secretas para persuadir a los empleados de las cuatro compañías que prestan el servicio de que se pasen al nuevo ente público. El plan también señala que dichas personas no tendrán cargo como funcionarios del Distrito. Y, según la grabación de una de esas reuniones secretas, Petro hasta dio instrucciones para que le consiguieran las bases de datos de los operadores privados. Sobre el particular, el alcalde emitió ayer un comunicado de cuatro puntos en el que señala que “rechaza y lamenta que personas inescrupulosas hagan grabaciones de manera irregular violando la privacidad de su despacho”. Además, dice que contrario a lo que informó El Espectador sobre los detalles de esa reunión, en ningún momento hizo “referencia alguna sobre los detalles de su conversación con el presidente Juan Manuel Santos”.

El tema de la alusión que Petro habría hecho en la misma reunión a detalles de su más reciente encuentro con Santos fue otro de los temas más debatidos ayer en el panorama político. Sobre ese punto específico, Petro señala que hubo una interpretación equivocada por parte de este medio. Para mayor claridad con nuestros lectores, El Espectador publica el comunicado completo emitido por el alcalde y el fragmento de la conversación conocida en lo concerniente al tema. Leer comunicado emitido por el Alcalde.

Más allá del importante y necesario debate sobre los contenidos de la grabación, Petro llamó la atención sobre otro aspecto que también estaba consignado en el informe presentado ayer por El Espectador: quién y con qué intención está grabando las conversaciones del alcalde.

Él insiste en que está ‘chuzado’, situación que ameritaría una investigación penal. Pero en este caso específico parece claro que el origen de la información no es una llamada interceptada al alcalde, sino la grabación de una reunión a la que asistió con parte de algunos de sus contertulios.

Entre tanto, quedan pendientes respuestas a preguntas como: ¿por qué les pidió a los empleados conseguir las bases de datos de las empresas privadas? ¿De cuándo acá los empleados que pasaran al Distrito no tendrían cargo de funcionario del Distrito?, entre otras.

Conversación sobre cita con Santos

Nelson Castro (presidente del sindicado de Acueducto): Alcalde, ¿cómo le fue en la reunión con el presidente Santos?

Gustavo Petro: Con el presidente muy bien, más de lo que yo esperaba. Usted sabe que en esas reuniones hay varios frentes… que no hay una sola máquina. Recuerdas que yo te dije, pensé estar equivocado, después de la reunión con Santos, que quien planificó todo fue Germán Varga Lleras, o sea que quien está detrás de todo lo que pasó es sin duda Germán Vargas Lleras, el perjudicado. Él no tenía ni idea, eso se gestó fue por debajo, una a estrategia para impedir la retoma del aseo… Pero no desatada por Santos sino por Vargas Lleras, que maneja la Superintendencia, la CRA, la Contraloría… Santos lo que hizo fue meterse para suspender lo que… Ellos si no pueden hacerlo por el lado del ejecutivo, lo intentarán por otras vías donde manejan fichas, entonces, como Supersociedades, Procuraduría. El señor a esta hora ya sale de su campaña y estará en los próximos cuatro años, entonces, bueno, y ahí va a hacer un balance sobre nosotros y ¿qué hago con Petro?
Reunión del 29 de noviembre entre el alcalde de Bogotá, el sindicato del Acueducto y empleados de los operadores de aseo.