Serán 250 biarticulados para el portal Américas

Último lote de buses de Transmilenio: cuesta arriba para los eléctricos

Se abrió el concurso que falta para definir la conformación de la nueva flota de Transmilenio. Los eléctricos se juegan una última carta para quedarse con el lote, pero todo parece dado para que el diésel o el gas aumenten su participación.

El único bus eléctrico de Bogotá viajó esta semana desde Suba hasta Pereira, para un foro sobre movilidad en la capital risaraldense. Salió con la batería llena y llegó con el 44 %. / Cortesía

El agitado proceso para renovar la mitad de la flota de Transmilenio (TM) no cesó con la adjudicación de los primeros cinco contratos, para los portales Suba, Usme, Tunal, Calle 80 y Norte. Pese a los múltiples diagnósticos que se han hecho con el porcentaje de buses a diésel y a gas que empezarán a rodar por las troncales en mayo de 2019, el panorama no está completo hasta que se adjudique el lote del portal Américas, al que llegarán 250 nuevos biarticulados. (LEA: Nuevos buses de Transmilenio: ahora la lucha es por el lote de las Américas)

Para completar el proceso de renovación. TM publicó esta semana los prepliegos del nuevo concurso. Aunque algunos lo ven como la última oportunidad para que los buses eléctricos puedan hacer parte del sistema y toman como ejemplo el proceso que adelanta Medellín para comprar 55 de estos vehículos para el Metroplús, en otros reina el pesimismo. Luego de saber que el nuevo concurso en Bogotá tendrá las mismas condiciones de la licitación inicial, creen que esta tecnología está casi descartada en la capital.

Por eso se atreven a pronosticar que en el nuevo proceso de Transmilenio podría no presentarse ningún oferente con esta tecnología. Todo depende, dicen, del resultado de un trámite jurídico entre TM y Green Bogotá, único proponente de tecnología eléctrica. Se trata de una solicitud de revocatoria que hizo el consorcio, en la que le pide suspender el trámite hasta que aclare una serie de reclamos.

(LEA: Nuevos buses de Transmilenio: el diésel sigue mandando y el gas gana espacio)

“Les hemos pedido cumplir con todos los pasos legales, como el de resolver los reclamos que se presentaron contra la decisión de TM de declarar desierto el concurso por el patio de Américas. El Distrito optó por saltarse ese paso y abrió el nuevo proceso sin que ese acto administrativo esté en firme. Esperamos que hagan el análisis y que se abra el proceso cuando todos los documentos estén listos”, explicó Juan Pablo Nova, apoderado de Green Bogotá. Este consorcio considera que tiene argumentos para que TM revoque la declaratoria de concurso desierto y le adjudique el lote de Américas, lo que haría innecesaria la licitación exprés.

En realidad, este sería el único camino para la llegada de buses eléctricos al sistema. De lo contrario, el consorcio cree que será imposible competir bajo las mismas condiciones de la licitación. “Las condiciones siguen siendo desfavorables para la tecnología cero emisiones y es mejor que digan que no aceptan buses eléctricos. Se supone que es competencia abierta, pero las reglas de evaluación dicen lo contrario”, agregó Nova.

En esto coincide la concejal María Fernanda Rojas (Alianza Verde), una de las que más observaciones ha hecho al proceso de renovación de buses. Cree poco factible que TM reconsidere su decisión y acoja la solicitud de Green Bogotá. Eso, sumado al diseño de los prepliegos, hace “muy difícil” la llegada de un tercer jugador a la lista de tecnologías del sistema. “Hemos encontrado que los términos están iguales. Dan 200 puntos a tecnologías limpias, pero 700 a la oferta más económica. Es una terquedad inexplicable, porque era una oportunidad de oro, que cambiaría el resultado de la primera adjudicación. Así, los fabricantes ofrecerán buses que ya no compran en ningún país”.

(LEA: La guerra por los nuevos buses de Transmilenio)

La cabildante hace otras dos alertas. La primera, que la ciudad no sabrá qué es un bus eléctrico hasta 2023, cuando se realice la próxima gran compra de buses. “Para entonces la meta se podría subir, pero empezaremos de ceros”. Y también avisa que los buses llegarán sin las estaciones listas para recibir biarticulados. “Se deben adaptar 47 estaciones y en diciembre apenas adjudican las primeras once. Comienzan a construir en marzo de 2019 y en mayo empiezan a llegar los buses. Es una pésima planeación”.

El destino del nuevo proceso está cantado, señalan expertos como Edder Velandia, investigador sobre movilidad sostenible de la Universidad de La Salle. Para Velandia, los eléctricos no tendrán oportunidad, no solo por las condiciones, sino porque todos los oferentes ya conocen los números de sus competidores, lo que les permitirá confeccionar ofertas más competitivas, que pondrían en ventaja principalmente al diésel y al gas. Además, como los competidores que podrán participar serán los que en este momento están fuera de la torta del sistema, prevé una dura competencia. “Hay varios operadores que no ganaron, así que se van a canibalizar, porque es su última oportunidad de volver al negocio”.

(LEA: "Se priorizó lo económico sobre lo ambiental": Personería sobre licitación de Transmilenio)

Como aún hay oportunidad de modificar los pliegos definitivos, Velandia pide a la administración que voltee la mirada hacia otras ciudades, incluso de la región. Así como Medellín, explica el experto, hay ciudades como Santiago (Chile) y Guayaquil (Ecuador) que adelantan licitaciones exclusivas para una porción de buses eléctricos y otra para las demás tecnologías. Esto teniendo en cuenta que, aunque en cantidades mínimas, el gas también emite material particulado.

Por último, sabiendo que los buses diésel prenderán sus motores en los patios del sur y los de gas lo harán en el norte, Velandia pide considerar el tema ambiental y tener en cuenta que Kennedy y Puente Aranda son dos de las localidades más contaminadas de la ciudad. El próximo 21 de diciembre, según el cronograma, se conocerá el adjudicatario del lote Américas. Si todo sigue como hasta el momento, de nuevo la competencia se cerrará entre los buses diésel y a gas, y es entonces cuando se verá la foto completa de los buses que tendrá la ciudad por los próximos 10 años.

823749

2018-11-15T23:00:13-05:00

article

2018-11-15T22:45:22-05:00

[email protected]

none

Felipe García Altamar

Bogotá

Último lote de buses de Transmilenio: cuesta arriba para los eléctricos

73

6999

7072