Por un cese bilateral del fuego y un proceso con el Eln

Este es el clamor que el Distrito y las organizaciones convocantes a la Marcha por la Paz harán este jueves 9 de abril, Día Nacional de la Memoria y la Solidaridad con las Víctimas. Eventos costarán casi $1.500 millones.

Ana Teresa Bernal, la alta consejera distrital para los derechos de las víctimas. /Gustavo Torrijos - El Espectador

Ana Teresa Bernal, alta consejera distrital para los derechos de las víctimas ha dormido poco. Tiene los ojos rojos y aspecto cansado tras ultimar los detalles para esta semana, en la que Bogotá será el epicentro de un respaldo ciudadano, político y artístico a los diálogos entre las Farc y el Gobierno que se adelantan en La Habana (Cuba). Un respaldo que, según Bernal, espera no sea aprovechado por los politiqueros y que costó alrededor de $1.500 millones de recursos públicos para dar paso a un escenario en que el presidente Juan Manuel Santos y el alcalde Gustavo Petro estrechen sus manos nuevamente en torno al proceso de paz.

¿A qué vienen Estela de Carloto, la abuela de la Plaza de Mayo de Argentina, y su nieto?

Vienen a hablar con las víctimas de desaparición forzada en el país. La idea es que puedan dialogar de cómo los familiares han buscado a sus seres queridos y cómo se han convertido en un movimiento de denuncia, de memoria, de dignidad.

Hablemos del 9 de abril…

Durante el Día de la Memoria y Solidaridad con las Víctimas del conflicto armado colombiano el presidente Juan Manuel Santos, el alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, y las víctimas del conflicto van a encender la llama por la paz en el Centro de Memoria, Paz y Reconciliación de Bogotá. La marcha arranca desde el Centro de Memoria al Parque Simón Bolívar, donde se cerrará el evento con un gran concierto donde se presentarán Herencia de Timbiquí, César López, León Gieco, Marta Gómez, Petrona Martínez, Totó La Momposina y Rubén Blades, entre otros.

¿Por qué cree pertinente ese espaldarazo a la paz ahora?

Habría que empezar diciendo que creemos que la principal reparación a las víctimas es la paz. La sociedad colombiana debe rodear y legitimar ese proceso y exigir que tenga resultados positivos. No podemos volver al fracaso del Caguán o de otras conversaciones.

¿Cómo lograr que de este evento se marginen quienes ya empezaron campaña a las elecciones de octubre?

Invitamos de manera general a la ciudadanía y si en esa invitación los candidatos quieren marchar y participar, pues bienvenidos, pero no será el escenario para promover ninguna candidatura y en tarima solo hemos concertado intervenciones con las organizaciones convocantes. Los saludos serán de los artistas y delegaciones y, obviamente, de nuestro alcalde, pero nada más.

¿Sabe en qué dirección se harán esas intervenciones?Sé que las organizaciones convocantes de esta marcha están clamando por un cese bilateral del fuego; para que este proceso se dé también con el Ejército de Liberación Nacional (Eln) y que la paz se construya en el territorio y no solo en La Habana. Demandas que cuentan con el respaldo del Distrito.

¿Cree que lo que empezó siendo una marcha pequeña ha tomado otras dimensiones?

Sí, aunque tuvimos temor de que la Marcha por la Vida, de Antanas Mockus, quitara convocatoria, porque son dos marchas en menos de un mes. Pero esto ha sido una sumatoria, incluso Mockus ha dicho que estará en la marcha del 9 de abril.

¿Qué les diría a los enemigos de la paz que se oponen a estos eventos?

Les diría que no hay razones para el pesimismo y que después de siete millones de víctimas no nos queda otra cosa que mirar hacia delante por una nueva generación que no conozca la guerra. Hoy la sociedad colombiana no puede dividirse.

¿Qué recursos públicos se han invertido en la organización?

La marcha se sacó adelante con recursos del Distrito. Yo no tengo la cifra, pero como Alta Consejería ponemos cerca de $200 millones para la marcha y todo estaría alrededor de $1.500 millones, con Cumbre de Arte y Cultura. El Gobierno también ha aportado a la cumbre, pero fundamentalmente es un aporte de Bogotá. Hay personas que dicen que puede ser una cifra elevada, pero para la paz hay que invertir mucho más. Los costos de la guerra superan los 220 billones de pesos.

La perspectiva negativa sobre el proceso de paz sigue siendo mayoritaria, según la última encuesta, ¿esta es una apuesta para cambiar esa mirada?

Nosotros no estamos en la mesa de negociación ni podemos influir allí, pero como entidad, Bogotá cree que debe aportar. Esta cumbre y la marcha generan en los jóvenes, que son nuestra gran apuesta, una forma de construir una cultura de paz, para evitar que sigan siendo reclutados por grupos ilegales a la fuerza o voluntariamente.

¿En qué va el Partido de la Paz?

La participación de Armando Maradona está confirmada. La gestión ha sido de Piedad Córdoba. Llega este miércoles y lo más probable es que el Partido por la Paz sea el 10 de abril. El Instituto Distrital de Recreación y Deporte y Coldeportes están en coordinación para confirmar a las glorias del fútbol colombiano que lo van a acompañar.


[email protected] 

Temas relacionados