Un moderado llega al Acueducto

Luego de varias semanas de discusión y análisis, el alcalde Gustavo Petro nombró como nuevo gerente de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá a uno de sus más cercanos asesores: Alberto Merlano Alcocer.

Alberto Merlano Alcocer fue gerente de la EAAB en tiempos de Lucho Garzón. / ‘El Tiempo’
Alberto Merlano Alcocer fue gerente de la EAAB en tiempos de Lucho Garzón. / ‘El Tiempo’

Tío de la esposa del alcalde, Verónica Alcocer, su hoja de vida publicada en la Eafit (de donde se graduó de administrador de empresas) incluye el haber sido gerente de la EAAB en tiempos de Lucho Garzón, vicepresidente de asuntos humanos de Ecopetrol y docente de la Universidad de los Andes y la Universidad Javeriana de Cali, entre otras.

Con el nombramiento de Merlano, Petro deja entrever que no está dispuesto a que al Acueducto de Bogotá —bastión estratégico para sus revolucionarios planteamientos en materia territorial y de servicios públicos— caiga en manos de sectores ajenos a su confianza.

En los 14 meses de gobierno progresista, Merlano ha sido un discreto pero determinante actor, en por lo menos dos de los más importantes procesos de la administración Petro. Por un lado, lideró la renegociación de los contratos de las fases I y II de Transmilenio que concluyó con un preacuerdo entre el entonces gerente Fernando Rey y los operadores privados; que después fue desaprobado por el actual gerente de Transmilenio, Fernando Sanclemente, como reveló este diario la semana pasada.

Merlano también encabezó las negociaciones entre la administración y los importadores de los camiones de basura que alquiló el Distrito en diciembre del año pasado, y que redujo la flota de compactadores de 160 a 60. Es decir, 100 menos de los que se había solicitado cuando aspiraba prestar el servicio de aseo en el 100% de la ciudad.

Pero la llegada de Merlano no pasaría exenta de cuestionamientos. Aunque algunos rescatan el que cuente con experiencia gerencial en la misma empresa que llegó a dirigir, otros han cuestionado algunas de sus decisiones de su gerencia en época de Lucho Garzón (entre ellas, la creación de la empresa Hydros Chía, que fue declarada nula por el Tribunal Administrativo de Cundinamarca).

Merlano Alcocer podría ser cuestionado por su relación de consanguinidad con la primera dama del Distrito.

Quienes lo conocen aseguran que es un hombre técnico, moderado y con una alta capacidad de negociación. Facultades que serán necesarias para un gerente que llegaría a la entidad a asumir no sólo el enredo del modelo público de aseo, sino la agria confrontación por la negativa de Petro a vender agua en bloque a los municipios vecinos.