Un nuevo pleito se suma al largo historial de líos del operador de Doña Juana

Está en curso un nuevo proceso sancionatorio contra el Consorcio CGR. El lío podría provocar que, de forma definitiva, pierda el contrato del relleno.

Cristian Garavito / El Espectador

Por las múltiples deficiencias en la prestación del servicio, la sociedad CGR (Consorcio Centro de Gerenciamiento de Residuos) estaría al borde de perder el contrato para operar el relleno Doña Juana. A los procesos en Superintendencia, las investigaciones de los entes de control y demandas laborales, se suma un nuevo pleito: la Uaesp (Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos) decidirá en la próxima semana un nuevo proceso administrativo que, de terminar en sanción, sería la tercera multa en un año y, por ende, una causal para declarar el incumplimiento del contrato. (Lea: CGR, ¿operador vitalicio del relleno Doña Juana en Bogotá?)

Según el Distrito, el actual proceso tiene origen en las deficiencias operativas reportadas por la subdirección de Disposición Final de la Uaesp y la interventoría desde el pasado 30 de noviembre, como fallas relacionadas en las coberturas y falta de maquinaria (represamientos y compactación), que han generado retrasos en la operación del servicio de aseo. Ante esta situación, la administración  requirió al concesionario CGR para que envíe un informe detallado sobre los usos e inversiones hechas con los recursos girados por el Distrito en los últimos tres meses, ya que en estos se han reportado el mayor número de inconvenientes.

“Con todas estas acciones le hemos venido exigiendo a CGR el adecuado cumplimiento de las obligaciones fijadas en el contrato de operación, pero si esto no llegará a ser suficiente, la Uaesp se verá obligada a acudir a los mecanismos legales necesarios para garantizarle a la ciudad la prestación de un servicio óptimo. No toleraremos más incumplimientos, a partir de la fecha”, enfatizó la directora del organismo, Beatriz Elena Cárdenas. (Lea: Doña Juana: en las entrañas de la indiferencia)

Largo historial

La posibilidad de una nueva multa contra el operador se suma a una larga lista de sanciones y llamados de atención que hay contra CGR. Una multimillonaria sanción de la Superintendencia de Servicios Públicos y dos multas de la Uaesp; investigaciones de la Contraloría, la Fiscalía, la Personería, la CAR y el Distrito; un extenso laudo arbitral sin resolver, y demandas por incumplimiento en los pagos a proveedores, hacen parte del historial del Consorcio. Así como el relleno, la empresa parece estar al límite.

Desde que le adjudicaron el contrato en 2010 sus competidores (Ecoparque y Gestión Ambiental) denunciaron posible manipulación del proceso. Desde entonces, los pleitos de CGR por varios frentes no han cesado. En materia fiscal, han sido frecuentes las advertencias de la Contraloría, que ha señalado falta de claridad en las cuentas del esquema de aseo; problemas con los lixiviados; incumplimiento en el aprovechamiento de residuos y preocupación frente a la vida útil del relleno.

En agosto emitió dos fallos de responsabilidad fiscal contra funcionarios de la Uaesp, que tocaron a Doña Juana. Uno, por la incertidumbre del destino de $4.100 millones que debían invertirse en la planta de lixiviados. Otro, por orientar recursos de la tarifa de aseo en obras que debía hacer el operador. (Lea: El drama de vivir a 200 metros de Doña Juana)

La Superintendencia de Servicios Públicos viene identificando con mayor frecuencia fallas operativas. Desde 2015 abrió un proceso contra CGR por problemas en la prestación del servicio de aseo y en la disposición final, al no cubrir a diario los residuos, y no realizar control de gases. En agosto le impuso una multa al operador por $1.060 millones, al declararlo responsable del derrumbe que se registró en 2015.

La CAR, por su parte, adelanta seis investigaciones por afectación del agua, el suelo y la flora. Mientras que la Uaesp le ha impuesto este año dos multas (que suman casi $200 millones), radicó en mayo una demanda ante la justicia administrativa, y libra un pleito en un tribunal de arbitramento por posibles incumplimientos del contrato. Además, pidió investigar al operador por no adelantar obras de Cantera Eterna (punto de acopio de lodo), restauración paisajística, mantenimiento de coberturas, tomar medidas frente a la calidad del aire y evitar emisiones de material particulado. (Lea: Los pecados del relleno Doña Juana)

Como si fuera poco, ha tenido líos con los proveedores. En medio de la pasada crisis, tres de ellos denunciaron que el operador no les había pagado trabajos realizados en 2015, que sumaban casi $5.000 millones. Al revisar los reportes de los juzgados civiles, se encuentran seis demandas promovidas por Xylem Water Solutions, Deinpro Global, Recomat y Distribuciones y dotaciones Dofer.

 

**
Si quiere conocer más sobre lo que pasa en Bogotá, lo invitamos a seguir nuestra página en Facebook