UN pide al Gobierno revisar ajuste salarial

Las directivas de la Nacional no llegaron a acuerdo con los funcionarios y dejaron en manos del Ejecutivo la posibilidad de hacer un reajuste salarial.

Trabajadores de la Universidad Nacional reclaman aumento  salarial.  / David Campuzano
Trabajadores de la Universidad Nacional reclaman aumento salarial. / David Campuzano

Después de 24 días, el paro de los trabajadores de la Universidad Nacional no se levanta. Al cierre de esta edición el vicerrector general, Jorge Iván Bula, señaló que no es posible cumplir con el aumento salarial del 30% que reclaman los empleados, mientras que éstos aseguran que el problema fue planteado en 2012 e incluso piden la cabeza del rector, Ignacio Mantilla. Entretanto, a los 30.000 estudiantes de la capital que no están recibiendo clases se suman 7.000 de la sede de Medellín, a donde se extendió la huelga.

Frente a la dificultad de llegar a un acuerdo con los trabajadores, pues ayer nuevamente se levantó la mesa de negociación, Bula dijo que la universidad no puede hacer un aumento, primero, porque legalmente la facultad de determinar los salarios de funcionarios del Estado es del presidente, y segundo, porque la institución tiene un déficit de cerca de $56.000 millones para este año.

Por otra parte, la oficina de prensa de la universidad, el rector y los vicerrectores indicaron mediante un comunicado que el cese de actividades lesiona los derechos de los trabajadores, profesores y estudiantes, y sus derechos al trabajo y a la educación. El vicerrector señala que el paro ha implicado $1.000 millones de pérdidas diarias, de acuerdo con estimaciones preliminares.

La universidad también informó que “adelanta un estudio, cuyos resultados serán presentados al gobierno nacional con la solicitud de que sean atendidos de inmediato, acerca del restablecimiento de la capacidad adquisitiva de las remuneraciones de todos los servidores de esta entidad”.

Doris Muñoz trabaja desde hace 25 años en la Facultad de Veterinaria de la Universidad Nacional y hoy gana $1 millón, “que no es un sueldo malo, pero es difícil de rendir con tres hijos a cargo, teniendo que pagar arriendo y el resto de gastos sola”. La mujer explica que los aprietos en los que se han visto ella y cerca de 3.000 trabajadores más se deben en parte a que desde 1996 no se hace una nivelación salarial. Por esto no se explican “por qué sí le han subido el sueldo a decanos y vicedecanos”, agrega.

Esta situación la reconoce el profesor Plinio Teherán, representante suplente del consejo superior de la universidad. Según cifras que han conocido sobre los pagos que hace la institución, hay 167 profesores de cargos administrativos que reciben una bonificación de casi $15 millones anualmente, es decir, alrededor de $2.500 millones en total.

Sin embargo, el vicerrector Bula asegura que esto no significa que existan aumentos salariales para ciertos funcionarios. Explica que en la universidad rige un estatuto que hace dos años determinó un suplemento de 20% para algunos cargos administrativos, pero que la nueva administración reemplazó por una bonificación. “La diferencia es que ésta no tiene impacto prestacional y debemos pagarla con recursos de la universidad y no con las transferencias que recibe de la Nación”.

Jaime Salamandra, vocero del Comité Promejora Salarial, dijo que la universidad les asegura que no tiene recursos y que además les argumenta que el aumento sólo podría ser de $40.000 y nosotros reclamamos $300.000. Por ahora no hay acercamiento entre las posiciones de los funcioanrios y la institución y aunque había algunas clases de posgrado en curso, también podrían suspenderse.