Un proyecto VIP hecho por mujeres

En la localidad de Barrios Unidos preparan una construcción que incluye 150 viviendas de interés prioritario para madres cabeza de familia víctimas del conflicto. También habrá un parque para skaters.

Este el render diseñado por arquitectas de la Secretaría de la Mujer y Metrovivienda.

Esquina de la carrera 24 con calle 72. Tráfico, deportes urbanos, ventas ambulantes. De fondo: un lote cercado por un muro de cemento, pintado con grafitis. Es un espacio público, pero nadie puede ingresar allí. Fue, desde 1959, un parqueadero de la Empresa Distrital de Transportes Urbanos, donde depositaron 90 trolebuses. En los planos aparece rodeado por los barrios San Felipe, Colombia y Siete de Agosto; ha sido un terreno baldío que hace parte del paisaje de la localidad de Barrios Unidos. Este panorama cambiará en cuatro meses cuando derriben ese muro. Se sabe que están construyendo un parque para skaters en esta zona. Y se espera que 150 viviendas de interés prioritario (VIP) diseñada para mujeres víctimas del conflicto armado hagan parte del proyecto.

Más allá de construir un parque, el Distrito quiere aprovechar el lugar para ubicar viviendas de interés prioritario (VIP). De las 70.000 VIP que prometió la administración Petro, el 50% deberán edificarse en el centro ampliado. El lote ‘Parque La Estación’, de la carrera 24 con calle 72, pareció, desde un comienzo, un lugar perfecto para este tipo de viviendas. Tiene 6.000 metros cuadrados y está al lado de un barrio estrato cuatro: San Felipe.

Lo que diferencia al proyecto de La Estación de otros planes de vivienda es que, si todo sale como se espera, será el primer plan de vivienda diseñado por arquitectas, que han trabajado en el urbanismo con énfasis en género. No son sólo edificios con 150 viviendas de interés prioritario, tendrá jardín infantil, biblioteca, gimnasio, huertas y locales comerciales. Las madres cabeza de familia administrarán las tiendas que serán construidas en el primer nivel de los edificios. Además, las edificaciones están diseñados para que las personas en situación de discapacidad puedan acceder a cualquiera de las áreas sin problemas.

Metrovivienda y la Secretaría de la Mujer diseñaron la propuesta: “Las recomendaciones relacionadas con el tema de género se hicieron basadas en tres puntos: espacio público, colectivo y privado. La idea es que en esos tres escenarios las mujeres se sientan seguras. Los apartamentos se diseñaron con visuales sobre la calle y desde la cocina las madres podrán vigilar cualquier zona del apartamento. También habrá actividades como huertas y talleres que permitan relaciones comunitarias entre ellas. En el espacio privado se recomendó que fueran apartamentos modulares, en donde las beneficiarias puedan decidir cómo distribuir cada espacio de la casa. Además, que las zonas no fueran jerárquicas, es decir, que no exista un cuarto más grande que otro”, dice Mónica Sánchez, arquitecta de la Secretaría de la Mujer.

La Secretaría de la Mujer se inspiró en el proyecto 'Frauen-Werk-Stadt', realizado por mujeres en Viena, Austria, a comienzos de los noventa. Allí se construyeron 359 viviendas, acompañadas por un centro de salud, un jardín infantil, una comisaría de policía y un centro de comunicaciones. Todos los espacios pensados para mujeres. Hubo prioridad para el acceso del parqueadero de bicicletas. Un punto en común con el proyecto de Bogotá es que se crearon espacios comunes para reducir el anonimato entre vecinos y, hasta donde fuera posible, la segregación.

Historia con dificultades

A pesar lo novedoso que ha resultado el proyecto, el camino no ha sido ni será fácil. Cuando se pensó en las VIP apareció la primera dificultad: la UPZ Alcázares, donde está el lote, no permite la construcción de este tipo de viviendas. Fue cuando el Plan de Ordenamiento Territorial (POT) que decretó el alcalde Gustavo Petro en agosto de 2013 se convirtió en el salvavidas. Con esta norma sí era posible mezclar VIP con zonas recreativas.

Metrovivienda dialogó con el Instituto Distrital de Recreación y Deporte (IDRD) y la Secretaría de la Mujer para desarrollar un plan urbanístico que contemplara un parque que integrara deportes pasivos (pensando en los adultos mayores y en personas en condición de discapacidad) con deportes urbanos y nuevas tendencias (Dunt). El rol de la Secretaría de la Mujer consistió en diseñar las viviendas en un área de 2.110 metros cuadrados, pensadas para mujeres cabeza de familia víctimas del conflicto armado. Cuando el proyecto estaba a punto de ser anunciado, el Consejo de Estado suspendió el POT de Petro. Una vez más quedó en el aire.

A Metrovivienda no le quedó otro camino que empezar la construcción del parque con el IDRD. El 40% del lote que sería destinado a vivienda, comercios y “equipamientos de bienestar social”, quedó vacío mientras el Consejo de Estado decide si revive o hunde por completo el POT de Petro. Ante esta incertidumbre, los promotores de las VIP se juegan una última carta para sacarlo adelante. “Como la UPZ permite una redelimitación, le solicitamos a la Secretaría de Planeación una modificación de la UPZ para construir viviendas de interés prioritario. El proceso puede durar entre tres y cuatro meses”, explica Nicolás Corso, gerente de Metrovivienda.

También para deportistas

En el calendario de la entidad aparece que el parque será entregado marzo de 2015. El IDRD estuvo de acuerdo con compartir el área recreativa con viviendas, bajo una condición. En 2013, cuando Javier Suárez era director del IDRD, se acordó que el área del parque sería reducida si el 20% de las casas se reservan para deportistas de alta excelencia, que fueron desplazados por el conflicto armado. En la lista aparece un boxeador del Chocó y otros jugadores de alto rendimiento que fueron víctimas de la violencia.

Así las cosas, el parque fue diseñado en 3.168 metros cuadrados y las viviendas en 2.110. Los 881 metros cuadrados restantes hacen parte de la reserva vial para la ampliación de la calle 72 y la carrera 24. El costo del proyecto inmobiliario, que asciende a $25 mil millones, será financiado por Metrovivienda. La Secretaría de Hábitat entregará subsidios hasta 26 salarios mínimos.

Para que la Secretaría de Planeación apruebe la modificación de la UPZ es necesario que la comunidad de los barrios San Felipe y Colombia conozcan el proyecto. Metrovivienda expuso, con la Alcaldía de Barrios Unidos, el plan inmobiliario ante los habitantes de la zona, que es estrato tres y cuatro: “Les explicamos que es un proyecto es para madres cabeza de familia, personas con discapacidad y deportistas. Todas víctimas del conflicto. Las personas del barrio Colombia nos han apoyado, pero en San Felipe no, porque temen que el barrio se vuelva más inseguro, y en general, les da miedo” sostiene Corso.

Los residentes de las casas que rodean el lote de la calle 72 no han llegado a un consenso: “Aquí no los van a aceptar porque se daña el sector. Puede haber problemas de delincuencia e inseguridad”, dice Lucila Álvarez, quien vive hace 10 años en San Felipe. “Me parece bueno porque hay personas que realmente necesitan viviendas. Si el lugar lo amerita, no le veo problema. Las personas desplazadas no siempre son conflictivas. El problema es más la segregación que nosotros hacemos hacia ellos”, responde Jimena Barrera, una residente que no supera los 25 años.

Durante la reunión, Nicolás Corso recibió una recomendación: “Algunas personas de la comunidad dijeron que en los barrios cercanos habitan víctimas del conflicto, y que ellos ya las conocen. ¿Por qué no darles vivienda a madres cabeza de familia que ya son conocidas en el barrio? Es un tema que podremos estudiar”. Metrovivienda no descarta la posibilidad de que el Ministerio de Vivienda incluya el proyecto dentro de su plan de casas gratis: “Es un tema que estamos analizando”, dice Corso. Santiago Torres, trabajador de la zona, considera que “lo inquietante es saber cómo van a escoger a las personas beneficiadas. Si es gente trabajadora como la de acá no le vería tanto problema. Si son reinsertados peligrosos, sí”.

El proyecto inmobiliario seguirá en los planos de la Alcaldía mientras no se superen las aristas. Busca, igual que las mujeres que vivirán allí, salir del anonimato.