Una escuela de paz llega a Usme para formar líderes locales en el posconflicto

La Escuela Itinerante de Paz espera trabajar con 150 habitantes, con los que adelantará procesos para fortalecer competencias ciudadanas en aspectos relacionados con democracia, paz y reconciliación y así, al final, disminuir las cifras de violencia local.

Alcaldía de Bogotá.

Las Escuelas Itinerantes de Paz nacieron con la meta de formar gestores de paz y reconciliación en las regiones. Desde este año, el proyecto se adelanta en Bogotá para fomentar la construcción de paz desde la capital del país. En Usme se abrirá el primero de dos centros que habrá en el sur de la ciudad, como una apuesta de la Alta Consejería para los Derechos de las Víctimas, la Paz y la Reconciliación y la Universidad Nacional para impulsar líderes y constructores de cultura de posconflicto.

El proyecto busca formar personas que quieran, desde sus barrios, adelantar procesos de recuperación de memoria y de fortalecimiento de competencias ciudadanas en aspectos relacionados con democracia, paz y reconciliación. El gran objetivo de la iniciativa es que, al final del proceso, se tenga certeza de que las cifras de violencia local han disminuido.

“Contamos con una de las mejores instituciones al frente de la Escuela Itinerante que iniciamos. La Universidad Nacional, a través de su Centro de Pensamiento y Seguimiento a los Diálogos, tiene toda la experiencia necesaria para orientar este proyecto”, indicó la Alta Consejera para los Derechos de las Víctimas, la Paz y la Reconciliación, Ángela Anzola, quien espera que al final del proceso se construya una agenda local de paz. El proyecto se desarrollará en cuatro sesiones con docentes que han trabajado de cerca con víctimas, y tienen conocimiento en temas de participación, reforma rural y perspectiva de género.

El programa contará con una inversión de 400 millones de pesos, a cargo de la Administración Distrital. La idea es que, luego de culminar en Usme, los próximos en tener este espacio de apropiación de conocimientos y habilidades sean los habitantes de la localidad de Sumapaz. En ambas localidades serán 150 personas, entre víctimas del conflicto y líderes sociales, los que se beneficiarán del programa.

El profesor Alejo Vargas, de la Universidad Nacional, encabeza el Centro de Pensamiento y Seguimiento al Diálogo de Paz, que estará encargado de dirigir el desarrollo de la Escuela. Vargas considera que la construcción de paz es una tarea que le compete a todos los actores de la sociedad.

“Qué bueno que junto a la Alcaldía de Bogotá estemos diciendo: vamos a hacer nuestro aporte para construir paz. Vamos a contribuir a que este grupo de líderes y lideresas se fortalezcan y podamos definir en la Escuela, en los temas de democracia, paz y reconciliación, una agenda de paz realista”, aseguró el profesor Vargas sobre la Escuela, que también buscará comprender elementos trascendentales del Acuerdo de Paz, para así integrar a la sociedad a su implementación.