Una estocada a los petristas

Ese alto tribunal le dijo no a una tutela interpuesta por una ciudadana contra la Procuraduría por haber sancionado al alcalde de Bogotá, Gustavo Petro.

Una verdadera cruzada judicial fue la que llevaron a cabo los seguidores del alcalde de Bogotá –Gustavo Petro– al conocerse de la sanción de 15 años de inhabilidad para ejercer cargos públicos en contra del primer mandatario. Decisión hoy en veremos por cuenta de unas medidas cautelares interpuestas por el Consejo de Estado que tienen a Petro todavía en su cargo mientras el alto tribunal estudia su caso. Hubo casi mil tutelas en contra de la Procuraduría General de la Nación por la destitución de Petro porque –según los demandantes– este fallo violó su derecho a la participación en política. Otros interpusieron sus respectivas tutelas a nombre del alcalde Petro porque, supuestamente, este no podía hacerlo. Hoy la Corte Constitucional le dijo no a una de estas tutelas en un fallo que augura un futuro similar para los otros miles de recursos que se interpusieron en la llamado tutelatón.

“En el caso que se analiza la accionante (Clemencia Guzmán Martínez) dejó claro desde el inicio que actuaba como agente oficioso del señor Gustavo Petro Urrego y manifestó que este se encontraba imposibilitado de asumir la defensa de sus derechos, por cuanto para ese momento estaba fuera del país. Una primera lectura de este requisito permitiría concluir que la agencia oficiosa se encuentra debidamente acreditada”. No obstante, dos días después de que la ciudadana interpusiera esta tutela, esto es, el 12 de diciembre de 2013, Petro acudió al mismo mecanismo constitucional por intermedio de apoderado, a través del cual solicitó la protección de iguales garantías por lo que, de acuerdo con la Corte, “es desvirtuada la imposibilidad del agenciado de asumir su propia defensa y pierde sustento la justificación de la accionante para actuar como agente oficioso del señor Gustavo Petro Urrego”.

De la misma forma el alto tribunal sostuvo que a Guzmán no se le violó el derecho a la participación política. “En el caso que se estudia no se vulneraron los derechos de la accionante por cuanto el solo hecho de imponer una sanción disciplinaria a quien ejerce un cargo de elección popular no vulnera, per se, el derecho de participación en la conformación, ejercicio y control del poder político de quien sufragó por esa persona en las elecciones”.

Y agregó que el derecho a la representación política efectiva es una manifestación del derecho de participación en la conformación, ejercicio y control del poder político y garantiza a los electores la materialización del ejercicio del cargo y del desarrollo de las funciones de la persona que por expresión de la voluntad popular fue designada para ello. “Pero la naturaleza del cargo no lo convierte en inamovible y ante la necesidad de proteger otros fines constitucionalmente imperiosos, como la moralidad administrativa y el adecuado funcionamiento del aparato estatal, es posible remover a los servidores públicos de sus cargos, incluidos los de elección popular”. Argumentos que ya había expuesto la Corte en casos similares como el de la exsenadora Piedad Córdoba quien fue sancionada por 18 años por sus presuntos nexos con las Farc.

Esa entidad aclaró que el análisis realizado en esta sentencia no implica una valoración sobre la posible vulneración de los derechos fundamentales de Petro, que deberá ser objeto de estudio en otro escenario. “El examen se circunscribe a desestimar la vulneración de los derechos de una ciudadana que sufragó en las pasadas elecciones locales”. E indicó que en este momento estudia una tutela impuesta por el mismo Gustavo Petro y que “es en esa oportunidad en la que la Corte Constitucional debe pronunciarse sobre el desconocimiento o no de las garantías constitucionales y legales, así como de la presunta afectación de los derechos fundamentales del señor Gustavo Petro Urrego, Alcalde Mayor de Bogotá, con ocasión de la sanción disciplinaria impuesta por la Procuraduría”. Mejor dicho que aunque la tutelatón no cumplió con su cometido, no todo está perdido para los petristas.

Temas relacionados