Una integración a medias

Los ciudadanos ya pueden moverse en los buses zonales con la tarjeta roja y azul de Angelcom, pero falta la solución para usar la TuLlave en el total de troncales de Transmilenio y recargarlas sin restricciones.

Desde hoy, para subir a los buses zonales del Sistema Integrado de Transporte Público (SITP) no sólo podrá usar la tarjeta TuLlave (de color verde), sino también las tradicionales tarjetas azul y roja de Angelcom que se utilizan en las estaciones de Transmilenio de las fases I y II. Sin embargo, la solución completa para la integración de los medios de pago, que debió estar lista hace un año, sigue en veremos.

Lo que aún falta, tras este avance con los buses zonales, es que en todas las estaciones de Transmilenio de las fases I y II los ciudadanos puedan entrar usando la tarjeta TuLlave de Recaudo Bogotá. Hasta ahora, esta empresa sólo ha instalado torniquetes que leen su tarjeta en seis portales y dos estaciones (ver gráfico). Falta, por tanto, completar la solución en las más de 110 estaciones de la red de troncales.

“Para ello dependemos del proveedor tecnológico de Angelcom, porque se necesita un cambio en su software que no podemos hacer”, explicó Ter Gabell, presidente de Recaudo Bogotá.

Otra tarea pendiente es la posibilidad de recargar cualquiera de las tarjetas existentes en los puntos disponibles. El enredo implica que si usted quiere entrar hoy a una estación de la calle 26 donde reciben las tarjetas roja y azul de Angelcom, debe llevarla recargada porque allí no podrá hacerlo.

Gabell aclaró que para ello su empresa espera una tecnología conocida como módulos Sam, que llegará en dos etapas: diciembre de este año y marzo de 2014. Esto permitirá que las tarjetas TuLlave se recarguen en cualquier estación de Transmilenio y que, a la vez, los medios de pago de Angelcom se puedan recargar en los 2.568 puntos dispuestos por Recaudo hasta el momento.

La negativa de Angelcom a colaborar en la integración le valió un fuerte llamado de atención de la Superintendencia de Industria y Comercio, que advirtió sobre el perjuicio a los usuarios.