Una propuesta para que los votantes bogotanos sientan más cercanos a los concejales

La idea, promovida desde la sociedad civil, es cambiar la forma como son elegidos los cabildantes para que estos rindan cuentas a los grupos de barrios donde obtuvieron más votos.

“La relación entre el Concejo de Bogotá y los ciudadanos es casi nula o inexistente, lo que quiere decir que los bogotanos no saben quién los representa en esa corporación”.

Esa frase sentenciosa es parte del diagnóstico que la corporación para el Control Social (Contrial) viene divulgando desde hace unos años, con el fin de hacer caer en la cuenta a la ciudadanía de que algo anda mal en la forma como funciona la relación entre los concejales y sus votantes. En 2011, cuando se realizó su más reciente estudio sobre el tema, concluyó que “la fortaleza de la relación entre los representantes y el electorado ha caído de una manera dramática desde 2005”, en especial en el caso del Concejo.

Para tratar de superar ese distanciamiento, esa organización, que tiene entre sus líderes al exsenador verde John Sudarsky, ha propuesto cambiar la forma como son elegidos los concejales, de tal manera que queden ligados a un electorado visible que, a su vez, pueda pedirles cuentas con más facilidad. Este jueves harán la presentación formal de la iniciativa.

Un nuevo mapa

La propuesta tiene dos partes: la primera consiste en que Bogotá sea dividida en 27 sectores, y por cada uno de ellos sea elegido un concejal. Cada sector lo integra un grupo de barrios que agrupen en promedio a 290.000 habitantes y tengan en común características sociales y culturales.

En cada zona gana el candidato que obtenga más votos. Esos 27 concejales elegidos de esa manera corresponden al 60% del total. Se trata de una mayoría de cabildantes que estarían ligados, cada uno, a la votación de un territorio puntual. De acuerdo con Contrial, de esta manera “los habitantes de un territorio adquieren la capacidad de identificar y controlar colectivamente a su representante y llamarlo a cuentas”.

La segunda parte de la iniciativa es que, una vez definidos los 27 concejales por territorios, las 18 curules restantes se las asgignen a otros candidatos dependiendo del número de votos que obtengan en toda la ciudad. Estos no estarían ligados a territorios específicos, pero se ganarían el derecho a entrar al cabildo porque tuvieron un fuerte apoyo no solo en una, sino en varias zonas que están dispersas.

El gran reto de una propuesta de estas características es que requiere de una reforma constitucional que modifique el sistema electoral. Sin embargo, queda para el análisis y como llamado de atención si se tiene en cuenta que, a pesar de que las mediciones de Bogotá Cómo Vamos indican que el conocimiento del Concejo entre los habitantes es relativamente alto (76%), su favorabilidad viene en caída desde 2010: ese año obtuvo 59% y en 2015 había caído a 31%.

621137

2016-03-09T12:47:36-05:00

article

2016-03-09T12:47:36-05:00

ee-admin

none

Redacción Bogotá

Bogotá

Una propuesta para que los votantes bogotanos sientan más cercanos a los concejales

84

2866

2950