Uniandes, pionera en movilidad

La iniciativa Mejor en Bici instaló 30 bicicletas en el campus para que estudiantes, maestros y directivos se motiven a utilizarlas como medio de transporte.

Aproximadamente 200 estudiantes van a diario a la universidad en bicicleta. Con el sistema Sibuc se espera que este número aumente. / Luis Ángel

Primero fueron las caravanas semanales con las que estudiantes de la Universidad de los Andes comenzaron a contarles a sus compañeros que era posible llegar a clases en bicicleta. Ahora, la misma universidad ha dispuesto 30 bicis para que profesores, alumnos y directivos se animen y recorran el centro, su barrio o cualquier rincón de Bogotá en uno de estos vehículos, a los que pueden acceder sólo con presentar su carné.

La Uniandes se ha encargado de promover estrategias de transporte que contribuyan a disminuir el impacto negativo del uso del carro, a través de propuestas como el carro compartido, el sistema de telestudio, para que los estudiantes no deban transportarse a la universidad a recibir algunas clases, y el uso de bicicletas.

Las primeras ideas surgieron del Grupo de Estudios en Sostenibilidad Urbana y Regional (SUR), que desde hace cinco años, junto con las directivas de la universidad, comenzó a desarrollar sistemas que contribuían a la movilidad sostenible de los estudiantes. De allí surgió A los Andes en Bici, la primera iniciativa estudiantil que buscaba convencer a algunos miembros de la comunidad académica de utilizar activamente las bicicletas como medio de transporte.

Esta semana, con el lanzamiento del Sistema de Bicicletas de Uso Compartido (Sibuc), la Uniandes da un paso más. El proyecto está a cargo de la iniciativa Mejor en Bici, liderada por el abogado y politólogo de esa misma universidad Andrés Felipe Vergara, quien desde 2008 promueve el uso de la bicicletas compartidas y ya ha establecido este modelo en empresas como Pacific Rubiales, Sura y Unilever.

Vergara asegura que la idea es que los usuarios conozcan este medio de transporte y se motiven a comprar su propia bicicleta. Las que se instalaron en la universidad están diseñadas para la geografía urbana y se inspiran en el modelo de las bicicletas públicas que se han instalado Nueva York y Boston, en EE.UU.

Se espera que muy pronto se puedan instalar nuevos puntos de acopio, como el de la sede de la universidad ubicada en la carrera 7ª con calle 116.

El uso de la bicicleta es sin duda una manera de aportar al mejoramiento de la movilidad de Bogotá. Por ello, quienes lo impulsan, recalcan la necesidad de apoyar la formación de una cultura del ciclismo por medio de la consolidación de una comunidad de usuarios cada vez más grande y unas políticas estatales más claras enfocadas en garantizar la seguridad para los transeúntes y las mejores condiciones de infraestructura vial.