Unos 400 mil bogotanos se van a la cama, al menos una vez a la semana, sin comer nada

Las localidades más afectadas son Santa Fe y San Cristóbal.

AFP

Tras conocerse los resultados de la Encuesta Multipropósito 2014, el alcalde Gustavo Petro aseguró que “el aparato distrital y la política distrital social ha logrado neutralizar los efectos hacia la desigualdad y la depredación social”. Para el mandatario, el modelo económico en Bogotá “no es solo un paliativo sino que ha logrado neutralizar los efectos de generación de pobreza y extrema pobreza de la política económica nacional”.

Aunque la capital de la República ha mejorado en muchos aspectos, según la encuesta unos 400 mil bogotanos se van a la cama, al menos una vez a la semana, sin comer absolutamente nada. Las localidades de Santa Fe (9,5%), San Cristóbal (8,9%), Usme (7,1%), Bosa (7,0%) y los municipios de Girardot (7,4%) y Soacha (6,9%) presentan los mayores porcentajes de hogares en los que por falta de dinero alguno de sus miembros no consumió ninguna de las tres comidas uno o más días.

Las localidades del borde occidental: Bosa (7%), Ciudad Bolívar (5,6%), Kennedy (5,5%), Engativá (5,1%) Suba (4,8%) y Fontibón (4%) y sus municipios colindantes comparten una tendencia similar, aunque en menor escala.

“A pesar de los significativos avances del Distrito en términos de reducción del hambre; los municipios del entorno regional registran, en promedio, un menor porcentaje de hogares en los que por falta de dinero alguno de sus miembros no consumió ninguna de las tres comidas uno o más días a la semana (3%). Esto puede explicarse porque en el ambiente rural hay mayores posibilidades de autoconsumo que en las ciudades; además, las condiciones de pobreza en un entorno urbano tienden a ser más difíciles que aquellas de un entorno rural”, dice el informe de la Secretaría de Planeación.

En Bogotá, disminuyeron de 2011 a 2014, los hogares en los que por falta de dinero algún miembro del hogar no consumió ninguna de las tres comidas, uno o más días a la semana. Mientras en 2011 el porcentaje de hogares era de 7,2%, en 2014 disminuyó a 4,9%.

“Este resultado es explicable, entre otras cosas, por el crecimiento del PIB de Bogotá, que pasó de 118.5 a 127.5 billones de pesos entre los años 2011 y 2013, y por el efecto positivo sobre el ingreso de los hogares que han tenido los subsidios al transporte, a la educación, a los servicios públicos. Diversas acciones distritales (mínimo vital, reducción de tarifas de transporte, ampliación de la alimentación en los colegios, atención a primera infancia, modelo preventivo de salud) amplían la capacidad de pago de las familias y les permite adquirir bienes que antes no podían comprar”, agrega el estudio.

Entre 2011 y 2014 aumentó el porcentaje de hogares que opinan que su nivel de vida mejoró en los últimos 5 años, pues este porcentaje pasó de un 51% a un 54,2%, lo cual representa mejores condiciones para 205.641hogares.

“Tenemos interrogantes que plantear, uno, respecto al modelo económico, pues la encuesta muestra una diferencia entre pobreza extrema de Bogotá con 140 mil encuestados y la cifra anual del DANE, y es mayor. Aquí se habla de pobreza extrema de 14% y en las cifras anuales del 10 y con una muestra menor”, indicó Petro.

El burgomaestre capitalino también se refirió a la política de hábitat y ayuda pensional a la tercera edad, considerando los resultados que demuestran, ente otros, que la población envejece y es poca la que tiene un respaldo económico para la vejez.

“Estamos frente a una nueva realidad que hay que asumir, el fracaso del modelo pensional de Colombia hace décadas, por esto, la política de hábitat y ayuda pensional a la tercera edad debe crecer y cambiar”, porque, según explicó, esta nueva condición conlleva a la nueva pobreza.

“Los resultados son absolutamente favorables, pero arrojan preguntas que resolver para el inmediato futuro de la política social, territorial y de vivienda para la articulación de la Sabana y Cundinamarca con Bogotá”, concluyó Petro.

La encuesta fue realizada por convenio entre el DANE y la Secretaría de Planeación y consultó a más de 140 mil ciudadanos de Bogotá de poblaciones circundantes y las cabeceras de las provincias de Cundinamarca.