Usaquén: muestra de la pasividad ante la invasión de los Cerros de Bogotá

La Personería le llamó la atención a la alcaldía de esa localidad, que a pesar de decenas de quejas, muy poco ha hecho ante la construcción de un barrio ilegal en la reserva.

Foto: iStock

A pesar la construcción ilegal del barrio Lomitas en los Cerros Orientales de Bogotá, en jurisdicción de Usaquén, la alcaldía de esa localidad ha hecho muy poco por atender las quejas ciudadanas. Al menos es lo que advierte la Personería, que mediante un comunicado a los medios hizo un fuerte llamado de atención.

El fundamento del organismo de control es que, pese a que se han interpuesto 40 querellas en la administración local contra esa construcción, tan “solo tres tienen orden preventiva de sellamiento”.

Y agrega: “Una revisión a las actuaciones de las autoridades locales permitió determinar que solo 10 procesos tienen fallo definitivo (1 de 2009, 6 de 2010, 2 de 2011 y 1 de 2012), pero a la fecha no hay ninguno materializado. Las decisiones de fondo son de agosto y octubre de 2015, es decir, se demoraron de entre tres y seis años”.

Tan solo en 2015 fueron abiertas 29 querellas, y una más en 2016. Sin embargo, únicamente en siete se formularon cargos, mientras que en otra se ordenaron pruebas. Lo que preocupa es que ninguno de esos procesos se mueve desde septiembre del año pasado, resalta la Personería, que concluye: “Pese al grave daño ambiental conocido por la administración local, sólo se evidencian trámites inocuos”.

El peligro que se corre es que caduquen los procesos, toda vez que si no se produce un fallo después de tres años de iniciada la investigación, no se puede imponer sanción alguna.

Recientemente, El Espectador denunció la ubicación de cinco contenedores en zona de reserva de los Cerros, en jurisdicción de la localidad de Usaquén.

Lea también: Contenedores: otra amenaza para los Cerros de Bogotá.

Tanto la Alcaldía local como la Corporación Autónoma Regional (CAR) admitieron que un vacío jurídico las tiene sin herramientas legales para ordenar que los saquen.