Usuaria grabó con su celular un nido de cucarachas en bus de Transmilenio

Las imágenes fueron registradas en la noche de este miércoles mientras la pasajera se movilizaba en un articulado que cubría la ruta G11. El sistema señala que, antes de salir a operar, todos los vehículos son sometidos a procesos de limpieza.

Archivo El Espectador

“Totalmente asqueroso, esto era la único que faltaba”. Así describe Dayana Castellanos la escena que tuvo que presenciar mientras se movilizaba en un articulado de Transmilenio. Entre la incredulidad y la repulsión, la joven registró con su celular cómo, de una de las ventanas del vehículo, aparecieron al menos cinco cucarachas que, con total libertad, circulaban y se escondían en la estructura.

El hecho se registró sobre las 7:00 de la noche de este miércoles, mientras Dayana se movilizaba en una ruta G11, que comunica al norte con el sur de Bogotá. Según su relato, las imágenes fueron grabadas justo cuando el bus transitaba a la altura de la estación del Sena y mientras el vehículo estaba atestado de pasajeros.

“Yo estaba en la tercera silla del lado izquierdo. Lo que pude notar es que las cucarachas se movían en la ventana hacia la cuarta silla, porque comparten la misma ventana. Me retiré de la silla y no me fijé si en otras ventanas pasaba lo mismo (…) Con el asco que me dio y el fastidio que tenía ni siquiera tomé el número del bus o la placa”, asegura Dayana.

“Nunca me había ocurrido algo parecido ni en este, ni en otro sistema transporte. De por sí Transmilenio no es lo limpio que se quisiera, pero ya una plaga de este tipo jamás”, agrega la usuaria, quien reclamó por los procesos de higiene y sanidad por parte del sistema para evitar este tipo de situaciones.

Consultado por El Espectador, Transmilenio atribuyó el hecho al consumo de alimentos al interior de los articulados. Según el sistema, antes de salir a operar todos los vehículos son sometidos a procesos de lavado tanto interna como externamente.

“Respecto al aseo interno se realiza barrido de piso, limpieza de vidrios y sillas, y un trapeado final del piso; adicionalmente, cada 60 días se hace un proceso de desmanche total de cada vehículo en el que se lava la totalidad de componentes internos (incluso el techo). Cabe señalar que los buses se fumigan en general cada tres meses contra insectos voladores y rastreros”, aseguró el sistema.

Transmilenio declaró que el aseo de los articulados es una de sus prioridades y garantizó las adecuadas condiciones de limpieza e higiene para todos los pasajeros. “El sistema hace un llamado a los usuarios para que eviten prácticas como ingerir alimentos dentro de los vehículos, ya que esta actividad está prohibida. El Manual del Usuario, en su aparte ‘Contravenciones’ prohíbe, además, fumar, comer o beber en el sistema, así como ingresar en estado de embriaguez o bajo efectos de drogas alucinógenas. No acatar lo anterior, es causa de multa por $99.000, de acuerdo con el Código de Policía”, precisó.