Periodismo y posconflicto: retos y desafíos para el próximo cuatrienio

hace 39 mins

¿En qué va la Boyacá?

Además de mejorar el servicio y la calidad para los dos millones y medio de pasajeros que utilizan Transmilenio cada día, una de las prioridades del Distrito es acelerar la expansión del sistema. El proyecto clave en este sentido es la construcción de la troncal de la Avenida Boyacá, que en medio de la movida política por cuenta de la destitución del alcalde Gustavo Petro no ha tenido tanta visibilidad, pero a propósito del cual se han tomado decisiones en días recientes.

Uno de los bocetos del tramo de la troncal en el canal Boyacá. / IDU

Este diario conoció que el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) decidió hacerse cargo de los diseños para la construcción de los 34 kilómetros de la troncal. Así lo confirmó el ingeniero Giovanni González, director técnico de diseño de proyectos de la entidad, quien agregó que esperan tenerlos listos a finales de agosto y principios de septiembre de este año.

Una de las dudas que genera esta decisión es si estarían en riesgo los tiempos programados para el proyecto. González asegura que el IDU tiene un grupo de especialistas que se dedicarán exclusivamente a este trabajo, así como a la factibilidad de las conexiones del sistema en el Portal Sur, que también se construirán con recursos del cupo de endeudamiento aprobado el año pasado a la administración. “Los tiempos son estándares en este tipo de proyectos y, por el contrario, aspiramos ganar tiempo en la coordinación con las empresas de servicios públicos”, señaló.

Entre los planes de la entidad está constituir una sede en la calle 68 con carrera 28, donde trabajarán los especialistas. El costo total que el IDU piensa invertir en este proyecto y los insumos es de unos $12.000 millones, y calcula que una contratación de consultores hubiera implicado $18.000 millones o $20.000 millones.

Otra de las decisiones que tomó recientemente la administración es respecto al tramo de la troncal que pasará por el canal Boyacá. En este espacio entre las calles 26 y 70 se mantendrá la sección de la avenida sin adquirir predios, pues de lo contrario se verían afectadas unas cuatro o cinco manzanas. Se hará un diseño similar a los que se han utilizado en estaciones como Héroes, donde la estación se extiende y los pasajeros cruzan torniquetes si necesitan tomar un bus en sentido contrario.

El corredor tendrá en cada sentido tres carriles mixtos y uno exclusivo para Transmilenio, y sólo en algunos tramos habrá cuatro carriles mixtos además del de los articulados. Uno de los temas aún pendientes es si el corredor se electrificará con líneas catenarias, como se conocen técnicamente, lo que podría generar más costos sobre los $712.000 millones previstos para la construcción.