La vejez en medio de una plaza de vicio

En una cuadra que se convirtió en un expendio de estupefacientes, en el barrio San Bernardo, hay un ancianato. En la casa, que se está cayendo a pedazos, viven cuatro viejos que se niegan a abandonar el lugar.

Elena Jiménez, Parmenio Páez, Álvaro Peñuela y Saúl Galeano son los últimos habitantes de un antiguo ancianato que se está cayendo a pedazos, en el barrio San Bernardo. Este es uno de los sectores que, se calcula, recibirán a las organizaciones criminales y a los habitantes de calle que quedaron flotando tras la intervención de las autoridades en el Bronx.

Luego de que la administración decretó la clausura del lugar por las condiciones del edificio, al menos 30 ancianos fueron reubicados. Pero ellos cuatro se negaron. Jorge Pérez, quien ha estado pendiente de los ancianos y les ayuda a conseguir la alimentación, asegura que lo mejor es que los reubiquen juntos, porque ya se convirtieron en una familia, y separarlos sería un duro golpe para ellos y su salud.

Elena, la única mujer del grupo, está casi ciega. Aun así cocina, cuando hay qué cocinar, y mantiene en orden la casa. Parmenio y Saúl viven pendientes de la puerta, como si fueran guardias. Afuera, la cuadra está invadida por habitantes de calle que llegan a la olla que hay al frente.

Álvaro, entretanto, se debate en las falencias de su memoria, mermada luego de que lo hirieron en un intento de atraco. Los cuatro velan por su propio cuidado, en medio de las carencias económicas, las enfermedades y los peligros para su seguridad que representan su entorno y el mal estado de la edificación.

Cifras:

- En Bogotá hay 902.000 personas mayores de 60 años.

- Dos de cada tres padecen enfermedades crónicas y uno de cada diez viven solos.

- El Distrito tiene 44 centros de acogida, la mayoría de atención por día o noche que reciben a 1.890 personas.