Venta del 20% de la EEB, por buen camino

La comisión de hacienda aprobó en primer debate el proyecto, con el que la Alcaldía busca autorización para vender el 20% de las acciones que tiene en la Empresa de Energía de Bogotá (EEB).

El Espectador

Una vez más se impuso la mayoría que respalda al alcalde Enrique Peñalosa, en el Concejo de Bogotá. Luego de una larga sesión, este viernes la Comisión de Hacienda aprobó en primer debate el proyecto que presentó la Administración Distrital, con el que busca autorización para vender el 20% de las acciones que tiene en la Empresa de Energía de Bogotá (EEB). (Lea: ¿Vale la pena vender parte de la Empresa de Energía de Bogotá?)

La votación quedó 11 a favor y tres en contra, con lo que se le da el primer visto bueno a la iniciativa. El paso a seguir es que se cite a la plenaria del cabildo, para que discuta uno a uno los artículos de la ponencia. La sesión sería la otra semana.  (Lea: Peñalosa busca vender el 20% de la EEB)

De ser aprobado definitivamente el proyecto, la administración iniciará las gestiones para la llamada democratización, en la que sacará a la venta casi dos millones de acciones. De esta transacción, espera conseguir mínimo $3,5 billones, para financiar ocho proyectos viales en el occidente y suroccidente de la capital. (Lea: Peñalosa: “$49 de cada $100 serán para movilidad”)

A pesar de que existía una ponencia negativa, en la que el concejal Hollman Morris (Progresista) cuestionó la intención de salir de un activo valioso para la ciudad para construir vías que afectarán la Reserva Thomas Van der Hammen, sus argumentos fueron derrotados por los de la administración, que ha insistido en la necesidad de conseguir recursos para financiar obras y de esta manera sacar de un gran atraso de infraestructura a la ciudad. (Lea: Venta de la Empresa de Energía de Bogotá: los argumentos del sí y el no, en el Concejo)

Las razones del Distrito

El pasado lunes, la administración explicó su proyecto ante el Concejo. En esa sesión, la secretaria de Hacienda, Beatriz Elena Arbeláez, indicó que a pesar de haber estudiado otras alternativas antes de contemplar la venta de este paquete accionario, todo apuntó a que la mejor opción es enajenar.  (Lea: La ETB: lo que está a la venta)

El Distrito simuló escenarios como el endeudamiento, pignoración de utilidades, vigencias futuras, la titularización de dividendos, un arrendamiento financiero e, incluso, descapitalizar la compañía para obtener los recursos que se necesitan para apalancar ocho obras en el occidente y el suroccidente de la capital.  A pesar de las proyecciones, la conclusión fue la misma: la mejor opción para la ciudad y la salud financiera de la capital es enajenar una parte de las acciones, sin perder el control de la compañía. 

El dinero que se consiga servirá para apalancar iniciativas que mejorarían la movilidad en el occidente de la ciudad, generando ahorro en tiempo de viaje y, en términos sociales, explicó en esa misma sesión el secretario de Movilidad, Juan Pablo Bocarejo. Entre los proyectos estarían la conexión del ferrocarril del sur (entre Soacha y la troncal de las Américas) y el ferrocarril del norte, dos proyectos con los que esperan tener un sistema de transporte eléctrico con troles, que se integraría a los otros sistemas de transporte masivo. A estos se sumarían obras en la calle 13, principal vía de acceso y conexión con municipios como Madrid, Facatativá y Mosquera, y la avenida José Celestino Mutis, como nuevo eje de movilidad entre el oriente y el occidente.

También la posibilidad de mejorar dos tramos, que servirían como rutas alimentadoras del metro. Uno en la avenida Boyacá (hasta la calle 26) y otro en la avenida Ciudad de Cali (entre la calle 13 y los límites con Soacha). Finalmente, y quizás el más ambicioso, es la Avenida Longitudinal de Occidente (ALO). (LEA: El Transmilenio que dejaría Peñalosa)

Los ciudadanos se beneficiarán porque se generarán 114.229 empleos, incentivando la economía, productividad competitiva de Bogotá y la región; y por último porque se financiaran obras que acabarán con un retraso de más de 50 años en movilidad, agregó Arbeláez.