La victoria agridulce del voto en blanco en la Universidad Distrital

Se impuso sobre los ocho candidatos en la consulta por la Rectoría, pero no fue suficiente para obligar a la repetición de la votación, como pretendían sus impulsores. Quedan en la contienda cinco de los ocho aspirantes.

Las protestas y un paro de estudiantes han marcado este año en la Universidad Distrital.
Las protestas y un paro de estudiantes han marcado este año en la Universidad Distrital.

El voto en blanco ganó la consulta para la Rectoría de la Universidad Distrital de Bogotá, que se realizó este martes. Sacó el 41,4% de los sufragios y les ganó a los ocho aspirantes al cargo. Sin embargo, ese duro golpe quedará solo como un símbolo del disgusto de la mayoría de votantes con los candidatos y con la forma como se ha manejado la institución, pues debía sacar más del 50% para generar efectos concretos, como la repetición de la votación.

Para tener una idea de lo ocurrido, hay que recordar que en la consulta del 4 de noviembre de 2010, la última que se había realizado dentro de un proceso de designación de rector en la Distrital, los votos en blanco fueron el 35% del total.

Ahora, entonces, el proceso sigue tal y como está previsto: los cinco más votados pasarán a exponerle sus propuestas al Consejo Superior el próximo 1º de septiembre. Los integrantes de ese cuerpo directivo, que preside la secretaria de Educación de Bogotá, María Victoria Angulo, no están obligados a escoger al de mayor votación.

Los que se mantienen en la contienda son los siguientes, con su respectivo porcentaje de votos:

José Andelfo Lizcano Caro: 18,2%

William Fernando Castrillón: 811 13,7%

Pablo Emilio Garzón: 10,2%

Octavio Salcedo: 6,6%

Lilia Edit Aparicio: 5,2%

Los tres que quedan por fuera, aunque podrían entrar si elevan y les aceptan alguna reclamación de aquí al 30 de agosto, son:

Luis Carlos Guzmán: 3,7%

Gloria Amparo Molina: 0,5%

Carlos William Mera: 0,2%

El potencial de votantes era de 82.000 personas, entre estudiantes, profesores, administrativos y egresados. Fue la primera vez que estos últimos, unos 50.000, podían participar en la consulta. A cada uno de esos grupos se les asignó un peso diferente dentro de la votación.

En general, sin embargo, la participación fue baja, si se tiene en cuenta que votaron 13.380 personas.

Temas relacionados