Se salvó de morir por 13 segundos