Vivienda, la tensión entre el Distrito y el Gobierno

El ministro de Vivienda Luis Felipe Henao y María Mercedes Maldonado han sostenido varios rifirrafes por las políticas de vivienda en Bogotá.

María Mercedes Maldonado. / Óscar Pérez

María Mercedes Maldonado, la nueva alcaldesa encargada de Bogotá, ha sido protagonista de varios rifirrafes con el Gobierno y especialmente con Luis Felipe Henao, actual ministro de Vivienda. La relación de ambos funcionarios se ha caracterizado por el desacuerdo en materia de construcción de viviendas para la población vulnerable en Bogotá. De hecho, el último episodio se dio hace tres semanas, cuando la alcaldesa (e) señaló que la política de vivienda en Bogotá había tomado un "viraje preocupante”, refiriéndose a las decisiones que tomó el ministro de Trabajo, Rafael Pardo, mientras estuvo al frente de la administración distrital. En esa oportunidad, Maldonado agregó: “No comprendemos la poca solidaridad del Presidente candidato con los hogares más pobres. Hubo negación de proyectos, quitaron los subsidios del programa de vivienda gratuita, no hay posibilidad de coordinación, atacan permanentemente y hay silencio total ante la solicitud de subsidios para víctimas del conflicto”.

Desde el 19 de marzo, día en el que Rafael Pardo fue designado alcalde encargado de Bogotá, surgieron cuestionamientos de los secretarios de la administración distrital. Maldonado dijo en ese momento que “se va corroborando desde el primer día la intención inconstitucional e ilegal del gobierno Nacional de tomarse el gobierno de Bogotá”. Henao le respondió al día siguiente a través la cadena RCN: "estamos esperando que la Secretaría de Hábitat le dé buenas noticias al país y a la ciudad sobre sus ejecutorias. Como no las tiene, su ineficiencia la tiene que tapar atacando a los demás entes del Gobierno".

La tensión entre ambas entidades está relacionada con la construcción de Viviendas de Interés Prioritario (VIP) en la capital. Por un lado, el ministro Henao ha cuestionado que de los 70.000 subsidios de vivienda que el Distrito prometió solamente ha entregado 7.700: “El avance del Distrito es vergonzoso, no llega ni al 10% de ejecución”. Por otro, la Secretaría de Hábitat ha acusado al Ministerio de obstaculizar los procesos de asignación de subsidios para las víctimas del conflicto armado. La meta del distrito es gestionar 40.000 casas para esta población antes de 2015 y, según la Secretaría, a corte de diciembre de 2013 el Ministerio solamente había asignado 5.498 subsidios para estas familias. “Tuvimos que interponer una tutela, porque el Ministro nunca nos responde”, dijo Maldonado. Adicionalmente, señaló que durante los primeros 18 meses de la administración Petro se gestionaron 20.000 viviendas.

Más allá de los desacuerdos entre ambos funcionarios, el hasta hoy alcalde de Bogotá, Rafael Pardo, dijo en su balance de gestión que “en el primer semestre de 2014 se inició la construcción de 33 mil viviendas, de las cuales 16.601 son de interés prioritario; 12.265, de interés social (VIS), y 4.200 no VIS. Se reconocieron 1.000 cupos adicionales para las víctimas del conflicto armado en el programa de Vivienda de interés prioritario para ahorradores (VIPA)”. La Secretaría de Hábitat agregó que están habilitadas 68 hectáreas para la construcción de VIP, que se han aplicado 1.317 subsidios de mejoramiento habitacional y que 1.641 familias que vivían en zonas de alto riesgo han sido reubicadas.

El ministro Henao, sin embargo, le dijo a este diario que “si bien es cierto que existe un número significativo de viviendas licenciadas, éstas no se han visto materializadas en obras. Espero que este sea el año de Bogotá, que se reactiven los subsidios y que se pueda desarrollar un programa en donde no exista inseguridad jurídica para los constructores”.

Otro tema que ha generado preocupación en el Ministerio de Vivienda es que la nueva alcaldesa suspenda la venta de agua en bloque de Bogotá a los municipios de Cundinamarca: “Con el ministro Rafael Pardo hablamos sobre el tema de agua en bloque y el presidente la autorizó. No sabemos cuál será la postura de María Mercedes Maldonado con respecto a este tema; tampoco sabemos si quiere continuar con el proyecto de las 10 mil viviendas en Usme”, sostuvo Henao.

Sobre estos puntos vale la pena decir que desde 2013 existe una mesa de trabajo entre el Distrito, la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR) y la Gobernación para analizar las condiciones de venta de agua en bloque para los municipios aledaños a Bogotá. En relación al proyecto de Usme, Maldonado no se opone siempre y cuando se desarrollen vías y equipamientos de educación y salud.

Temas relacionados