Bogostreets

Voguing, contra la homofobia en Bogotá

Un grupo de ocho jóvenes ha encontrado en este tipo de baile urbano una forma de resaltar sus alter egos y disfrutar de la noche capitalina en espacios libres de discriminación.

Causette Prod.

"Strike a pose" (haz una pose) dice Madonna al comienzo de la canción Vogue. Esta frase define lo que esta canción formó: un estilo de baile del que se apoderó la comunidad LGBT, precisamente para eso, para a través del ritmo de la música imitar las poses de las modelos de revista, hacer voguing, como hoy se le conoce. 

En esencia es "feminizar el cuerpo masculino y perder el género. No importa quien eres, lo único que importa es que bailes, que lo muevas bien y que lo muevas rico", asegura Honey Vergony de House of Tupamaras, un grupo de baile integrado por ocho jóvenes que hace voguing en Bogotá.

Este tipo de baile nació en Harlem, en Nueva York, en los años sesenta. Allí los jovenes afroamericanos imitaban las poses de las modelos de revista, las cuales se parecían demasiado a los jeroglíficos del antiguo Egipto. Posteriormente, estilos similares se desarrollaron en otras partes de Estados Unidos y en otras partes del mundo como en París que fueron dando forma a lo que en 1990, la canción de Madonna consolidó.

Hoy, es una practica realizada por la comunidad LGBT en el mundo. Los pasos estilizados son entremezclados con movimientos rápidos que hace que en muchas ocasiones este tipo de baile se asocie con ciertos movimientos del breakdance, así como con artistas pop del estilo de Rihanna, Beyonce, Katy Perry o Azealia Banks.

En las clases de baile que dictan House of Tupamaras, el grupo de voguing bogotano, se ha centrado en un estilo particular, el "vogue femme". Este consiste en la exageración de los movimientos femeninos, extraídos de diferentes estilos como la danza contemporánea o el ballet, siempre buscando la sensualidad y el disfrute del baile. 

En los ensayos se ponen sus tacones y su ropa más cómoda para planear el perfomance. Esto lo hacen desde inicios de 2017, en que comenzaron a experimentar con merengue y otros ritmos latinos, mientras, a través de internet se dieron cuenta que tenían muchos referentes en lo que basarse, pues en Chile, México y Brasil también hay grupos como el de ellas. 

A pesar de eso, en la ciudad "encontramos mucha segregación y discriminación dentro de los clubs donde no puedes expresarte libremente porque tienes que cumplir unas etiquetas muy marcadas, como vestirte de una manera específica y un dinero que justifique porque estás ahí", señala Lady Hunter, una de las mamás de las Tupamaras.

Por su parte, Honey Vergony dice que "puede que haya homofobia en ciertos lugares, pero yo creo que Bogotá se está convirtiendo en un lugar de fiesta increíble. La escena está emergiendo y es muy lindo ser parte de eso".

El video que se encuentra en este articulo es uno de los 10 episodios de la serie documental Bogostreets, realizada por Margot Loizillon y producida por el canal cultural europeo ARTE. Explora las diferentes escenas culturales y urbanas de Bogotá gracias a esta colaboración con ARTE en español: www.arte.tv/es