¿Volverá a caer tanto granizo en Bogotá?

Aunque es baja la probabilidad de que se repitan escenas como las de ayer, el Ideam no lo descarta del todo. ¿Cómo entender que se presenten eventos de esta magnitud?

Pasadas cerca de 12 horas de la emergencia por las lluvias en la capital, este jueves los organismos de atención de emergencias seguían con las labores para restablecer la movilidad en puntos afectados por el hielo.Cristian Garavito - El Espectador

Aunque las postales de una Bogotá cubierta de blanco y envuelta en un espeso tapete de hielo pudieron parecer divertidas y anecdóticas para algunos, lo cierto es que el intenso aguacero que azotó a la ciudad este miércoles –acompañado por una fuerte granizada y tormentas eléctricas– generó casi un centenar de emergencias, cortes de electricidad, colapso de vías e inundaciones. (Lea: Caos en las calles de Bogotá por intensas lluvias y granizada)

¿El balance? Según el Cuerpo Oficial de Bomberos de Bogotá, durante la jornada se atendieron 89 incidentes; hubo al menos 16 vehículos atrapados; 38 encharcamientos; 21 casos de afectación a techos por acumulación de granizo y caída de 14 árboles, por no hablar del caos que tuvieron que vivir centenares de personas de regreso a casa. Ante ello –dada la intensificación de la segunda temporada de lluvias– los interrogantes que quedan son si se repetirá un evento de estas magnitudes en la ciudad y qué tan preparada está la capital para atender emergencias de este calibre. (Vea: Fotos y videos de la granizada que cayó sobre Bogotá)

En opinión de Christian Euscátegui, jefe del servicio de pronósticos y alertas del Ideam, aunque no puede descartarse del todo, es poco probable que durante esta temporada de lluvias se repita una escena como la de ayer. Pese a que las condiciones meteorológicas indican que se seguirán presentando aguaceros acompañados de granizo, ya serán más sectorizados y menos significativos en términos de magnitud. “Sí se pueden seguir registrando condiciones propicias para la ocurrencia de ello, pero la probabilidad de que sea similar a lo de ayer no es significativa”, explica, resaltando que –con todo y que noviembre es un mes en el que normalmente se presentan eventos de granizo– lo vivido este miércoles podría ser considerado algo atípico.

“Hay una referencia que está aún en la mente de muchos y es lo ocurrido en Bogotá el 3 de noviembre de 2007, día en que cayó una granizada tal, que hubo unas implicaciones importantes en el paso que hay por la Calle 26 sobre la Caracas, muy cerca del Cementerio Central. Recientemente, en 2015 hubo otra granizada bastante importante, pero ya no en noviembre sino a mediados de marzo. Fue un fenómeno bastante complejo”, asegura. (En imágenes: Los bogotanos que se gozaron la granizada)

Así las cosas, ¿cómo se explica la ocurrencia de un fenómeno como el de ayer? Euscátegui sostiene que es la suma de una serie de factores y situaciones. En primer lugar, indica que, aunque usualmente llueve más en octubre que en noviembre, el mes pasado hubo una condición deficitaria en esta materia, por lo que se presentaron precipitaciones por debajo de lo normal. “Llovió un 20 % menos de lo que habitualmente suele llover”. A esto hay que agregar una mayor concentración de humedad (proveniente de la Orinoquía) y un cambio en la dirección de los vientos, ya no prevaleciendo el este sino el oeste. “Estas circunstancias dan lugar a que, en un momento dado, haya un choque entre masas y se generen nubes de gran desarrollo vertical, que son las que originan lluvias fuertes con ocurrencia de rayos”, agrega.

Por si fuera poco, el aumento de la temperatura que experimentó la capital en la mañana de ayer, seguido de una leve granizada sectorizada al mediodía, y un nuevo calentamiento en la tarde, fortaleció las nubes de desarrollo vertical y dio lugar a la aparición del granizo. “Tras la granizada de las 2:00 de la tarde (que no fue tan fuerte) se despejaron los cielos y hubo un aumento en el calentamiento –pasando de 15 a 17 grados, incluso un poco más–. Todo ello ocasionó que dentro de las nubes de gran desarrollo vertical se intensifique la formación de esos gránulos de hielo que, por peso y volumen, no pueden ser detenidos por la misma nube y caen en forma de granito a la superficie del suelo”, manifiesta el jefe del servicio de pronósticos y alertas del Ideam.

¿Tiene relación lo que pasó en Bogotá con el cambio climático?

De acuerdo con Christian Euscátegui, achacar el temporal de lluvia y granizo que azotó a la ciudad con el cambio climático es precipitado. Pese a que sí se puede señalar que hay eventos extremos que ahora son más frecuentes, el experto explica que inferir de manera contundente que son causa de la distorsión en el sistema climático global no es del todo acertado.

“Hay diversidad de factores que influyen para que la lluvia caiga como granizo. Se deben revisar cambios en la humedad y en los vientos, y estos cambios no son a corto plazo, sino de largo aliento. Si uno estudia y evidencia variaciones durante los últimos 30 años podría entrar a inferir que estos eventos extremos son más frecuentes por el cambio climático. No con ello quiero subestimar la condición de cambio climático, sino advertir que normalmente, cuando hay un tipo de evento como este, todo el mundo sale a decir que es cambio climático y creo que hay que ser cuidadosos con el tema”, precisa.

Aliste el paraguas: las lluvias irán hasta mediados de diciembre

Según los pronósticos del Ideam, la temporada de lluvias se extenderá hasta mediados de diciembre. Dadas las actuales condiciones meteorológicas, el organismo advierte que se mantendrá una condición predominantemente lluviosa para Bogotá, especialmente durante las tardes y las noches.

“Esto no quiere decir que vaya a llover todos los días, lo que tratamos de decir es que habrá mayor frecuencia de días con lluvia y algunos pocos en los que no aparecerá”, indica Euscátegui.

No obstante, el Instituto anunció que hará especial vigilancia a las condiciones meteorológicas del Pacífico y el Atlántico tropical, ya podrían llegar a dar lugar a eventos que ocasionen que la temporada de lluvias se alargue y vaya hasta la tercera semana de diciembre.

Organismos de riesgo, en alerta para atender emergencias

Pasadas cerca de 12 horas de la emergencia por las lluvias en la capital, este jueves los organismos de atención de emergencias seguían con las labores para restablecer la movilidad en puntos afectados por el hielo. Las labores de las entidades que integran el Sistema Distrital de Gestión de Riesgos (SDGRD) concentraron sus esfuerzos en el sector de Galerías (calle 53 entre carreras 24 a 27) y la calzada de ingreso a urgencias de la Clínica el Country (calle 84 entre carreras 16A y 16).

Se estima que las localidades más afectadas por el aguacero fueron Suba, Usaquén, Chapinero, Teusaquillo, Engativá y Mártires. Especial atención recibió la Avenida Caracas, donde se reportaron inundaciones y una densa capa de granizo dificultó la movilidad. A través de redes sociales se conocieron imágenes en las que se evidencia cómo ese espeso tapete de hielo fue arrastrado por el agua que se acumuló por el carril vehicular, de sur a norte.

En los alrededores de la calle 72 se presentaron los mayores daños. Las autoridades reportaron que, como consecuencia de las fuertes lluvias, colapsó parte de la edificación de la Fundación Teatro Nacional, ubicada en la calle 71 con carrera 10, lo que afectó a dos vehículos que estaban parqueados cerca del lugar.

Otras vías en las que hubo dificultades en la movilidad fueron la carrera séptima, la calle 100, la avenida Suba, la calle 127, la carrera 68, la avenida Ciudad Cali y la calle 13, lo que ocasionó monumentales trancones en el norte y occidente de la ciudad, aunque Transmilenio sólo reportó demoras en el servicio de las troncales de la Calle 80 y la Avenida Caracas.

Por su parte, Pedro Manosalva Rincón, director del Cuerpo Oficial de Bomberos Bogotá, aseguró que el tiempo de respuesta para cada uno de los más de 89 incidentes que se presentaron fue de alrededor de 8 minutos con 40 segundos. “Hay un grupo de 600 uniformados, divididos en dos grupos de trabajos, listos para atender cualquier eventualidad”, señaló.

Frente a este panorama, el Instituto Distrital de Gestión de Riesgos y Cambio Climático (IDIGER) envió un mensaje de tranquilidad a los bogotanos, señalando que las afectaciones han sido de tipo estructural, específicamente en tejados y no han comprometido la vida, ni la integridad de las personas, ni las familias. “Es importante prepararnos para afrontar esta segunda temporada de lluvias asegurando tejados, limpiando los drenajes y manteniéndolos con sus respectivas rejillas, tener un correcto manejo de las basuras, entre otras acciones para reducir así el número de emergencias por lluvias”, indicó el organismo.

Evite botar basuras al alcantarillado

Las autoridades advierten que una de las principales causas de los encharcamientos e inundaciones en la ciudad es por el inadecuado manejo de residuos y basuras que van a parar a alcantarillas, sumideros, canales y quebradas. De acuerdo con la Empresa de Acueducto y Alcantarillado, ante el aguacero de este miércoles se atendieron –con maquinaria especializada equipos de varilla– las contingencias presentadas en los sectores de Chapinero, Galerías y Usaquén.

La gerente de esa entidad, María Carolina Castillo explicó que, para mantener en funcionamiento el sistema de alcantarillado y evitar taponamientos, se han retirado más de 40 mil toneladas de basura. El Acueducto aseguró que la mala costumbre de botar residuos en las calles termina por agravar situaciones como la granizada de ayer.

“El gran volumen de granizo tapa el acceso a los sumideros e impide el ingreso del agua a los mismos, generando encharcamientos en las vías, tan pronto el hielo se derrite se empieza a evacuar la lluvia. Para acelerar el proceso de descongelamiento se utilizaron los equipos vactor para permitir el ingreso del agua a los sumideros”, detalló la entidad, que cuenta con 250 operarios y 186 equipos especializados para retirar basuras y escombros.