Las zonas del riesgo

59 puntos críticos amenazan la transparencia de las elecciones. El mayor problema: el conteo.

Mientras el promedio nacional de participación en elecciones a alcaldías y concejos es de 55% y 56%, respectivamente, la capital de la República no supera el 48% en ambas corporaciones. El panorama de participación electoral para las Juntas Administradoras Locales (JAL) es más desalentador, pues hay una alta concentración de votos en blanco, nulos y tarjetones no marcados, que puede superar el 30% en localidades como Suba, Kennedy y Teusaquillo, según el Estudio de Anomalías Electorales en Bogotá presentado ayer por la Misión de Observación Electoral (MOE), con el apoyo del programa Concejo Cómo Vamos.

Para Alexandra Rodríguez, coordinadora de este programa, la desconfianza de las personas sobre los resultados de los escrutinios y el bajo nivel de conocimiento sobre las funciones de organismos como las JAL y el Concejo, son dos elementos que explicarían la abstención electoral de los ciudadanos en las elecciones de estas corporaciones.

En las votaciones para el Concejo y las JAL se presenta el mayor número de irregularidades en los puestos de votación (ver infografía), mientras que para la Alcaldía muestra los menores niveles de anomalías, como lo señala el estudio. Estos comportamientos extraños se relacionan en su mayoría con variables como el hecho de que en las anteriores elecciones locales se presentó en estos puntos una gran concentración de votos por un solo candidato o hubo un nivel de participación que desbordó, por arriba o por abajo, el promedio del censo electoral en cada punto dispuesto para las urnas.

De esta manera, los resultados del estudio permiten que las autoridades electorales concentren sus esfuerzos de vigilancia especialmente en las zonas donde se ha identificado un mayor riesgo electoral, indica Alexandra Rodríguez.

Frente a las posibilidades de presión violenta en las votaciones, por parte de grupos al margen de la ley, Ariel Ávila, investigador de la Corporación Nuevo Arco Iris que participó en la presentación del estudio del mapa electoral en Bogotá, indicó que “el riesgo es marginal” y agregó que la zona que sí tiene alarma frente a este problema es la cercana a la ronda del río Bogotá, en la localidad de Bosa. Por otra parte, Ávila se manifestó preocupado “por los posibles vínculos de ocho candidatos al Concejo de la capital con financiaciones de sectores ilegales, ubicados principalmente en Corabastos y Bosa”.

Por su parte, el Registrador Distrital, Rafael Vargas, aseguró que el escrutinio del 30 de octubre se realizará en Corferias, para lo cual se trasladarán los pliegos electorales de las localidades con el acompañamiento de los testigos electorales, quienes irían en la caravana escoltada por la Policía Metropolitana.

Temas relacionados