Carlos Jaramillo, el poder de la curiosidad