El “sol artificial” de China no es único