Adriana Ocampo, la colombiana detrás de la misión a Júpiter

El próximo lunes 4 de julio, una misión de la NASA entrará por primera vez dentro del planeta más grande del sistema solar. Una colombiana está detrás de este proyecto, que busca descifrar el origen de la vida en la Tierra.

La barranquillera Adriana Ocampo fue reconocida como una de las 50 científicas más destacadas del mundo.  / Gustavo Torrijos
La barranquillera Adriana Ocampo fue reconocida como una de las 50 científicas más destacadas del mundo. / Gustavo Torrijos

Cuando apenas era una adolescente, la colombiana Adriana Ocampo se fue de voluntaria a la NASA persiguiendo un sueño: construir naves espaciales y, por qué no, algún día llegar a ser astronauta. Ocampo decidió estudiar ingeniería aeroespacial y así acercarse cada vez más a su objetivo, pero trabajando en la agencia se dio cuenta de que lo suyo no eran las naves, sino los planetas, y terminó graduándose de geóloga.

Hoy, esta barranquillera es la ejecutiva del programa “Nuevos Horizontes”, célebre por haberse acercado como nunca antes a Plutón y actualmente se encuentra detrás de otro proyecto igual de ambicioso: Juno, que partió a Júpiter en agosto del 2011 y que entrará en el planeta el próximo lunes 4 de julio.

Aprovechando la invitación a un encuentro con jóvenes y niños, organizado por Colciencias en el marco de la celebración de los 100 años del Servicio Geológico Colombiano, Ocampo visitó el país. En diálogo con El Espectador, explicó qué esperan encontrar en el planeta más grande de nuestro sistema solar y el futuro de la misión “Nuevos Horizontes”.

¿En qué va la misión Juno?

La misión la lanzamos el 5 de agosto del 2011 y está cerca de llegar al punto crítico de inserción en Júpiter. El 4 de julio, a las 8:18 de la noche, hora del Pacífico, planeamos comenzar con la maniobra, que durará alrededor de 35 minutos. La confirmación, si salió bien, la tendremos a los 48 minutos.

Si la inserción es exitosa, ¿qué sigue?

Juno orbitaría alrededor de Júpiter por alrededor de dos años terrestres. Empezaría con dos órbitas largas elípticas, de 53 días de duración, y luego, a medida de que se vaya acercando al planeta, la orbitación será de 14 días. Esta órbita se hará de manera polar, es decir, que pasará por encima de los polos del planeta o muy cerca de ellos, algo que nunca se había hecho. Esperamos que la misión dure hasta mediados de 2018.

¿Qué esperan encontrar en Júpiter?

Tenemos varios objetivos. Uno de ellos es entender cómo se formaron los planetas de nuestro sistema solar. Una de nuestras hipótesis es que Júpiter fue el primero en formarse, hace 4.000 millones y medio de años y que fue fundamental para el desarrollo de los demás. Y también pensamos que este planeta puede ser una protoestrella, pues emite más energía de la que recibe por parte del Sol.

¿Cuál pudo ser el papel de Júpiter en la formación de los demás planetas?

Nosotros pensamos que Júpiter actuó como una gran licuadora. Al formarse como el primer planeta y al ser enorme, se fue llenando de gases y de cuerpos espaciales como cometas. Estos elementos se fueron aglutinando en Júpiter y el planeta adquirió más masa. Pero al mismo tiempo que crecía, éste rotaba rápidamente. Un día allí es sólo de 10 horas. Es el planeta que más rápido gira sobre sí mismo y, por ende, el que tiene los vientos más fuertes. Creemos que muchas de las moléculas que hicieron posible el desarrollo de la vida fueron expulsadas por Júpiter en estas rotaciones, entre ellas la del agua.

Y sobre “Nuevos Horizontes”, ¿la misión va a buscar cosas nuevas?

Luego del acercamiento que tuvimos con Plutón, la nave ya salió de su sistema y está en camino a explorar el cinturón de Kuiper, en donde se encuentran los elementos espaciales más apartados de nuestro sistema solar. Por ahora estamos esperando que la NASA apruebe esta nueva fase de la misión.

Y en caso de que la aprueben…

Esperamos que “Nuevos Horizontes” llegué a un encuentro con el cinturón en 2019. Ya después de ahí la misión será más astrofísica, porque empezará a buscar otras estrellas, exoplanetas, etc. A menos que haya una falla o una colisión inesperada, calculamos que “Nuevos Horizontes” puede durar unos 50 años más.

¿Pensaron alguna vez en los riesgos de la misión?

Al ser una misión de larga duración nos planteamos potenciales escenarios de riesgo. Por ejemplo, pensamos cómo una partícula de apenas milímetros de tamaño podría perforar a la nave. Así, nos encontramos con que el área más vulnerable de “Nuevos Horizontes” era el cableado, que conectaba las baterías con la computadora de la nave. Así que realizamos distintas maniobras para que siguiese una trayectoria en la que el cableado estuviese protegido. Sin embargo, siempre está el riesgo de una colisión inesperada, pero hasta el momento han sido diez años en los que todo ha salido bien.

¿Diez años es mucho o poco?

Cuando lanzamos la misión, en 2006, nos sorprendimos porque casi al año llegamos a Júpiter. Sin embargo, para llegar a Plutón el viaje fue de ocho años. Contando, además, de que utilizamos a Júpiter para que el viaje de “Nuevos Horizontes” a Plutón fuese más rápido.

¿Qué papel cumplió Júpiter para que “Nuevos Horizontes” llegara a Plutón?

Utilizamos el campo gravitacional del planeta para redireccionar la trayectoria de la nave y hacia su objetivo, que era Plutón. Todo estaba muy bien calculado. Contamos con los mejores expertos en mecánica celeste y nos aseguramos de que la misión no fuese atraída a Júpiter y de esa manera ahorramos combustible y la nave terminó viajando a una velocidad de alrededor de 27 kilómetros por segundo.

¿Cómo está el papel de Latinoamérica en la NASA y la investigación espacial?

Ha crecido notablemente. Cada vez hay más comisiones y agencias espaciales en la región. México hace poco creó su agencia y se sumó a las de Brasil y Argentina, que son las más establecidas. Países como Perú, Chile y Ecuador han formado pequeñas comisiones, pero definitivamente hace falta más desarrollo. Hay mucho potencial y una gran necesidad de seguir capacitando personas en estos campos, porque los jóvenes son los que van a aprovechar de todo este conocimiento que hay hoy en día y van a llegar a lugares completamente diferentes a los que llegamos nosotros.

¿Qué cree que encontremos en 50 años?

Siempre que nos embarcamos en una misión nos preguntamos qué esperamos encontrar. Pero lo cierto es que una vez allí quedamos sorprendidos, porque lo que encontramos siempre va más allá de nuestras expectativas e imaginación.

 

Temas relacionados

 

últimas noticias