Andrés Rieznik, el hombre que logró combinar la magia y la ciencia