Así se asomará la humanidad a los orígenes del Universo

El instrumento estrella del ELT (Extremely Large Telescope) de Chile, será tan potente que permitirá ver cómo se formaron las primeras galaxias del universo primigenio, hace 12.000 millones de años, lo que abrirá una nueva era de descubrimientos para los científicos de la próxima generación.

Recreación del Extremely Large Telescope, que será instalado en Chile para el año 2024.ELT

Más de mil científicos de los once países prticiparon en el diseño de un espectrógrafo europeo cuyo nombre será MOSAIC. El super telescopio será instalado en el ELT (Extremely Large Telescope o Telescopio Extremadamente Grande), el mayor telescopio del mundo que el Observatorio Europeo Austral (ESO) construirá en Cerro Armazones (Chile) antes de 2024.

El telescopio no solo tendrá un espejo circular de 39 metros de diámetro que será ensamblado a partir de 800 fragmentos hexagonales, sino que además contará un espectrógrafo multi-objeto como MOSAIC, capaz de observar cientos de objetos simultáneamente y de enfocar varios de ellos para realizar un seguimiento concreto de los objetos “más interesantes”.

Con ello, el espectrógrafo proporcionará observaciones únicas de las primeras galaxias, de la primera generación de estrellas y de la formación de los primeros agujeros negros masivos, lo que desvelará numerosos misterios acerca de las distintas etapas del Universo, cuya edad se calcula en unos 13.800 millones de años.

Además, MOSAIC podrá observar pequeños detalles en los espectros de gas caliente, templado y frío en los halos de las galaxias de las primeras etapas del Universo y permitirá a los astrónomos analizar cómo ha evolucionado la materia oscura en los últimos 12.000 millones de años.

“Juntos, el ELT y MOSAIC formarán una pareja única en el mundo que será capaz de llevar a cabo estudios extremadamente detallados sobre los primeros momentos de formación del Universo”, ha dicho el profesor de la Universidad Complutense de Madrid y representante español en MOSAIC, Jesús Gallego.

Y es que MOSAIC, que estará construido en 2020, tendrá una capacidad “sin precedentes”, “será un proyecto único” en el mundo que no solo permitirá responder a las grandes preguntas no sólo de la astrofísica, sino de la Humanidad, según Gallego.

Por su parte, François Hammer, investigador principal de MOSAIC, ha recordado que el ELT será el equivalente a juntar sesenta telescopios de entre ocho y diez metros: “Con ello, tendremos una potencia adicional enorme que nos permitirá llegar a los confines del universo y ver las primeras estrellas, los primeros cúmulos estelares del universo temprano y veremos cómo se fue juntando la materia en los inicios del universo”.

“Es un proyecto muy ambicioso, de dimensiones extraordinarias y que estará equipado con la mejor óptica, mecánica y electrónica”, ha subrayado Hammer.

El coordinador de la Red de Infraestructuras de Astronomía de España (RIA), Vicent Martínez, ha recordado que el ELT estará listo para hacer las primeras observaciones en 2024.

“El ELT permitirá captar mucha luz y MOSAIC la traducirá en los descubrimientos científicos del futuro. Ambos tendrán un papel fundamental para la próxima generación de astrónomos”, concluyó.