Publicidad
19 Apr 2016 - 3:23 p. m.

La batería que transforma la orina en electricidad

Científicos del Reino Unido lograron generar bioenergía a partir de los componentes de la orina. Aunque aún es muy temprano para implementarla, dicen que podría ser una alternativa para comunidades vulnerables.

Redacción Ciencia

/ Flickr - Eelke
/ Flickr - Eelke

La necesidad de dejar de utilizar combustibles fósiles, ha llevado al ser humano a explorar otras fuentes de energía menos contaminantes. Esa búsqueda ha desembocado en hallazgos o inventos que a veces rozan la ciencia ficción. Como el que hicieron dos científicos de la Universidad de Bath (Inglaterra): crearon una batería que se alimenta de orina para producir energía.

En asocio con la Universidad Queen Mary, en Londres, y con el Laboratorio de Robótica de Bristol, Mirella Di Lorenzo y Jon Chouler decidieron apostarle a una idea que ya tenía varios antecedentes: las pilas de combustible microbiano. Y, además, idearon una manera para reducir su precio, quizás uno de los mayores inconvenientes. Casi siempre, para acelerar las reacciones, debían usar platino, un elemento que se consigue a sumas muy elevadas.

En términos sencillos, Di Lorenzo y Chouler le apostaron a la bionergía pero decidieron probar un nuevo camino con nuevos elementos. Por ejemplo, con alambre de titanio y tela de carbono. También utilizaron un catalizador fabricado con deglucosa y ovoalbúmina, proteína que se encuentra en la clara del huevo. Así, al poner tres baterías, una tras otra, aumentaron diez veces la producción de energía.

Sin embargo, para Di Lorenzo, estas etapas son todavía procesos muy tempranos que requieren tiempo pero que podrían ser una gran alternativa para países de escasos recursos.

“Estamos muy entusiasmados. Hablamos de unas pequeñas cantidades de energía producidas por unas gotas de orina”, le dijo a la cadena BBC. “Hemos podido multiplicar la cantidad de electricidad generada con sólo reorganizar la posición de las baterías de energía microbiana y cambiar el diseño”.

La idea, en un futuro, es que a partir de inodoros inteligentes se produzca energía a partir de los desechos humanos.
 

Síguenos en Google Noticias