La ciencia está atravesando por una crisis de estudios inservibles

Un equipo de investigadores deja ver la poca veracidad que tienen los estudios científicos en prácticamente todas las disciplinas. En un manifiesto piden transparencia en la información que utilizan.

Archivo

Lo más lógico sería que para tomar como cierta una teoría, se hagan diferentes pruebas y experimentos para corroborar su veracidad. Sin embargo, este principio de reproducibilidad está desapareciendo en la ciencia, lo que pone en entredicho la validez de varios estudios en casi todas las disciplinas.

Esa fue la conclusión a la que llegó un grupo de investigadores de Estados Unidos, Reino Unido y Holanda tras hacer público un manifiesto en la revista Nature Human Behaviour donde piden que la ciencia recupere la credibilidad que la caracteriza y regrese a los principios básicos que la fundamentan.

El principal autor del documento es el médico e investigador de la Universidad de Stanford, John Loannidis, conocido por ser uno de los pioneros de la llamada “metaciencia”, una disciplina que analiza el trabajo de otros científicos y comprueba si sus estudios son ciertos o no.

Según el experto, hasta el 95% de los estudios científicos que existen en el campo de la pscicología pueden ser falacias sin rebatir, en parte por culpa de los científicos y en parte también de las universidades, las agencias que financian las investigaciones, las poderosas revistas involucradas que prefieren publicar resultados novedosos y llamativos, y en general, por los demás actores que tienen un conflicto de intereses en todo esto.

“La ciencia trata de acercarse a la verdad lo más posible y no de obtener resultados espectaculares pero erróneos”, afirmó en su momento Loannidis, cuando denunció que la mayoría de los experimentos en psicología no habían sido replicados ni confirmados por otros colegas.

“Es una parte fundamental de la ciencia, ser consciente de las limitaciones, reconocer los errores y corregirlos. Es importante equivocarse”, dijo.

Y los mismos científicos reconocen la crisis por la que pasa la ciencia. Una reciente encuesta realizada por Nature deja ver que el 90% de los investigadores creen que hay una debilidad en la reproducibilidad, precisamente porque los métodos de análisis han cambiado tanto que se han alejado de lo fundamental: la verdad y transparencia en los resultados.

“Antes se analizaban los datos en bruto, los autores iban a las Academias a reproducir sus experimentos delante de todo el mundo, pero ahora esto se ha perdido porque los estudios se basan en seis millones de folios de datos brutos”, opina Ioannidis.

Eso hace que los científicos “crean todo lo que ven pero no hay forma de comprobar qué es cierto, y además no podemos usar esos datos en bruto posteriormente porque se han esfumado”, remató Loannidis.

Temas relacionados