Científicos desarrollan software que ayudará a prevenir deslizamientos

Gracias a un software desarrollado por el Instituto de Estudios Ambientales (IDEA), a través del Centro de Datos e Indicadores Ambientales de Caldas (CDIAC) de la Universidad Nacional de Colombia, en su sede de Manizales, la ciudad será monitoreada en tiempo real y por sectores para reaccionar oportunamente ante una emergencia.

El programa permite determinar la saturación del agua en el suelo para conocer el riesgo según el límite del líquido acumulado en milímetros.Cortesía

A partir de la tesis desarrollada por el holandés Mark Theodoor Johannes Terlien en 1996, investigadores del Instituto de Estudios Ambientales (IDEA), adoptaron el indicador de lluvia, A25, el cual determina la saturación del agua en el suelo para conocer el riesgo según el límite del líquido acumulado en milímetros.

La tarea que se han propuesto los investigadores del Centro de Datos e Indicadores Ambientales de Caldas (CDIAC) es optimizar el indicador para observar en tiempo real cómo se encuentran las diferentes zonas de la ciudad, teniendo en cuenta que por su condición geográfica y extensión en Manizales existen sectores con mayores precipitaciones. 

Para ello instalaron 15 estaciones de monitoreo distribuidas en puntos estratégicos de la ciudad. “Queremos que las alarmas sean más específicas y que no se genere una alerta para toda la ciudad, por lo que estamos actualizando y sectorizando las estaciones de monitoreo”, explicó Antonio Castillo, estudiante de la Maestría en Recursos Hidrográficos de la U.N.

Como la zonificación del indicador A25 se realiza para mejorar las alertas que se brindan a la comunidad frente a las probabilidades de eventos de deslizamiento, los investigadores buscaron un  Sistema de Atención Temprana (SAT) sectorizado según las condiciones de precipitación de lugares homogéneos. Por eso se decidió implementar la división por barrios del indicador A25 en la plataforma digital del Simac, para que se puedan generar estados de alerta automáticos a través del Geoportal del Sistema de Atención Temprana. 

(Lea: Deslizamientos: ¿por qué no nos advirtieron?)

Con la metodología de Polígonos de Thiessen –construcción geométrica que permite realizar una división de subconjuntos– se determinaron los puntos donde se instalaron las estaciones de medición de saturación de aguas lluvias en el suelo y cada una de las áreas de influencia para sectorizar los barrios que cubre cada estación de esta red del SAT por deslizamientos, logrando una cobertura en todo el perímetro urbano.

La ciudad cuenta con una red automática telemétrica, tecnología que permite la medición remota de magnitudes físicas y el posterior envío de la información hacia el operador del sistema, la cual se denomina Red SAT por deslizamientos, conformada por 15 estaciones de monitoreo, 13 de ellas meteorológicas, una hidrometeorológica y una central.

Las estaciones están compuestas por sensores de lluvia, viento, temperatura, presión y un sistema de comunicación que se conecta con la estación central, ubicada en la U.N. Sede Manizales y envían reportes cada cinco minutos. No obstante, los investigadores analizan el umbral de lluvias por 25 días anteriores para determinar las alertas, así: amarilla cuando el acumulado llega a los 200 ml, naranja si superan los 300 ml, y roja si el pluviómetro alcanza los 400 ml.

En el momento, el IDEA emite un informe diario, que es compartido a las autoridades de la ciudad para que estas puedan reaccionar oportunamente ante el riesgo por deslizamiento, aunque con la implementación del nuevo software cualquier internauta podrá tener acceso a esta información en tiempo real.

La interface de este nuevo sistema cuenta con un mapa de Manizales en el que se observan, además de las 15 estaciones, los sectores que están en alerta amarilla, naranja o roja, y se puede interactuar con la red de alarmas para conocer el A25 o las demás variables que arroja.