Científicos identifican una especie de arañas que puede “oír”

Noticias destacadas de Ciencia

Los científicos observaron las reacciones de las arañas a diferentes tonos y, midiendo su respuesta neural con electrodos colocados en el cerebro y las patas, determinaron que podían detectar sonidos de hasta 10 kilohercios de frecuencia.

Las arañas con cara de ogro, llamadas así por sus enormes ojos, tienen una increíble visión nocturna, pero no solo eso, también pueden “oír” a sus depredadores y presas, según un estudio que señala que estas utilizan pelos y receptores en sus patas para recoger sonidos de al menos dos metros de distancia.

Los resultados, publicados en Current Biology, sugieren que estas arañas pueden detectar sonidos de baja frecuencia de presas como insectos, así como sonidos de alta frecuencia de depredadores como las aves.

Las arañas con cara de ogro usan sus telarañas como armas. En lugar de esperar pasivamente a que la presa caiga y se quede atascada, estos animales, después de pasar las horas de luz totalmente quietos, emergen durante la noche para lanzar sus telarañas como una red sobre los insectos desprevenidos.

Mientras usan su aguda visión nocturna para atrapar presas en el suelo, también pueden coger insectos en el aire realizando un elaborado golpe de retroceso, que no parece depender de la visión, aseguran los investigadores de la Cornell University (EE.UU.). En un trabajo anterior, los científicos pusieron silicona dental sobre los ojos de las arañas para que no pudieran ver y comprobaron que, cuando eran devueltas a la naturaleza, estas no podían cazar presas desde el suelo pero sí podían atrapar insectos desde el aire.

Sistema sensorial

Al corroborarlo, los investigadores plantearon que estas arañas usaban un sistema sensorial diferente para cazar insectos voladores. El primer estudio insinuó por tanto que las arañas podían “escuchar”, y este nuevo demostró lo bien que pueden hacerlo.

Para ello, los científicos observaron las reacciones de las arañas a diferentes tonos y, midiendo su respuesta neural con electrodos colocados en el cerebro y las patas, determinaron que podían detectar sonidos de hasta 10 kilohercios de frecuencia, mucho más altos que los sonidos de un insecto caminante o volador.

“Cuando sonaban frecuencias de tonos bajos, incluso a distancia, golpeaban como si estuvieran cazando un insecto, lo que no hacen con frecuencias más altas”, explica Jay Stafstrom, uno de los autores. Mientras que estos resultados “dejan claro” que las arañas pueden detectar bien los sonidos, los investigadores están interesados ahora en probar su audición direccional, es decir, si pueden saber de dónde vienen estos. Si también pueden oír en forma direccional, esto podría ayudar a explicar su estilo acrobático de caza: la audición direccional es un gran problema en cualquier animal, pero “creo que realmente habrá algunas sorpresas interesantes en esta araña”, resume Stafstrom.

Comparte en redes: