¿Compraría juegos pirotécnicos que esparcen cenizas de difuntos al estallar en el cielo?

Una empresa de fuegos artificiales de Valencia, España, ofrece desde hace cuatro años este servicio fúnebre. Por un precio de 300 euros, más de un millón de pesos en Colombia, Europlá realiza hasta 15 pedidos por año.

Hace cuatro años esta empresa española aceptó la propuesta de una funeraria para esparcir las cenizas de un difunto desde el cielo, acompañado por fuegos artificiales. Página de Pirotecnia Europlá.

Hace cuatro años la funeraria del pequeño municipio de Bèlgida, en Valencia (España), le hizo una petición a la empresa pirotécnica de la comarca, Europlá. Les pidieron disparar las cenizas de un difunto al disparar un juego pirotécnico al cielo, en cualquier modalidad que estos ya manejaban, como un trueno, en la figura de un cohete de feria o como palmera de luces. La fabrica aceptó y desde eso realizan hasta 15 de estos servicios cada año. 

El costo de ver llover las cenizas de alguien mientras la pólvora hace su show en el cielo es de 300 euros, más de un millón de pesos en Colombia. El espectáculo consiste en lanzar una carcasa de calibre 180. Esto es una esfera que pesa unos seis kilos, dentro de ella viaja el coctel de explosivos más las cenizas del muerto identificadas por un código. 

A una altura de 150 metros la carcasa estalla dispersando las cenizas del muerto en un radio aproximado de medio kilometro. Esa modalidad ha ganado tanta fama que personas con familiares recien fallecidos los han contactado desde otras ciudades de España. La mayoría de los clientes se acercan por su relación o la relación del difunto con los juegos pirotécnicos. 

"No es raro que el propio difunto haya manifestado antes de morir el deseo de que sus cenizas sean lanzadas en un cohete de fuegos artificiales", señaló José Gallart, director comercial de Focs d'Artifici Europlá para el diario El País de España. 

Innovar con sus servicios le ha abierto las puertas a esta empresa, dedicada por lo pornto a la exportación. Sus fuegos son utilizados en los parques temáticos de Francia, los Futuroscope, y en Eurodisney. En ambas ocasiones, por elección de los clientes, la pólvora va sin cenizas.