"La cuestión es si los aliens nos considerarían un ejemplo de vida inteligente"

El popular divulgador científico Neil DeGrasse Tyson, narrador de la aclamada serie 'Cosmos: A Spacetime Odyssey', confiesa que saber si hay o no vida en otro lugar del universo es uno de los misterios que más lo apasionan.

Neil DeGrasse Tyson./ Wikimedia - Creative Commons

 “El universo es inmenso y antiguo. Abundan las estrellas y los planetas. En el cosmos tampoco escasean los elementos que conforman la vida en la Tierra, donde esta surgió tan rápido como le fue posible. Todas estas razones combinadas apuntan a la casi segura existencia de vida en otras partes del universo. Pero plantear si esa vida es inteligente o no solo se puede aplicar a una fracción extremadamente pequeña de aquellos planetas que contienen vida”.

Así lo considera el famoso astrónomo estadounidense Neil DeGrasse Tyson (Nueva York, 1958), aunque subraya un aspecto que para él es muy importante: “En este tema la verdadera cuestión es si ‘ellos’ –los aliens– nos considerarían a nosotros como un ejemplo de vida inteligente en el universo”, ya que podrían tener una tecnología tan avanzada que, aunque hayan intentado comunicarse con nosotros, no hemos sido capaces de detectar ni comprender. Como ejemplo suele recordar que las ondas de radio han sido desconocidas para la humanidad durante la mayor parte de su historia.

La cuestión de si estamos solos en el universo es solo una de las que más inquietan a Tyson, porque como a la mayoría de astrofísicos, también le intrigan otros temas: la naturaleza de las misteriosas energía y materia oscuras, lo que hubo antes del Big Bang, si nuestro universo en realidad es uno entre muchos (teoría del multiverso, de la que es partidario) y la eterna pregunta de cómo surgió la vida.

Encontrar más vida en el sistema solar

A nivel personal, reconoce a Sinc, hay un descubrimiento especial que le gustaría que fuera resuelto: “¿Hay vida (o evidencias de vida extinta hace mucho tiempo) en algún otro lugar del sistema solar; especialmente en Marte o Europa, la luna helada de Júpiter?”.

Para resolver todos estos misterios, el astrofísico siempre subraya que el método científico es la herramienta a utilizar, frente a los supersticiones y fanatismos a los que se han tenido que enfrentar los astrónomos y otros investigadores a lo largo de la historia.

Esto lo refleja muy bien en la serie que le ha hecho más popular, Cosmos-A Spacetime Odyssey (una odisea en el espacio-tiempo), la continuación en el siglo XXI de la mítica serie de Carl Sagan.

“Lo más difícil de participar en ese proyecto fue estar lejos de la familia durante bastante tiempo”, reconoce Tyson, aunque también apunta lo más gratificante: “La fructífera colaboración con guionistas, productores, directores –incluidos los de fotografía–, escenógrafos, cámaras, artistas de efectos visuales y músicos, cuya fusión permitió crear un producto sin fisuras; un producto que te afecta no solo intelectualmente, también de forma emocional”.

El famoso astrónomo también resalta la importancia de los museos y planetarios, como el Hayden Planetarium que dirige en Nueva York, ya que sirven “para mantener viva la llama de la curiosidad en todos nosotros, incluso cuando ya no estamos en la escuela”.

"Asegúrate de no crecer nunca”

“Los niños nacen científicos, manifestando una curiosidad sin límites por el mundo natural que les rodea, pero luego eso se apaga cuando llegamos al colegio; y si el entorno es hostil –él creció en el Bronx–, la curiosidad puede dirigirse hacia donde no debe”, comenta Tyson, que concluye lanzando un consejo a los jóvenes: “Asegúrate de no crecer nunca”, y otro a la ciudadanía y nuestros políticos: "En democracia tenemos que exigir cultura científica a nuestros representantes. Eso puede cambiar el entorno para la innovación científica de la noche a la mañana”.

Dr. Tyson, desde el Bronx a Harvard y más allá

Neil deGrasse Tyson nació y se crió en la ciudad de Nueva York, donde actualmente, a sus 57 años, vive con su esposa y dos hijos. Se educó en colegios públicos y la Escuela Secundaria de Ciencias del Bronx. Después se licenció en Física por la Universidad de Harvard y se doctoró en Astrofísica en la de Columbia. Posee 18 doctorados honoris causa. La formación de estrellas, supernovas y galaxias enanas son algunas de sus líneas de investigación.

En 2001 y 2004 fue nombrado por el presidente Bush para formar parte de una comisión sobre el futuro de la industria aeroespacial en EE UU y otra enfocada a los proyectos de exploración espacial. Dos años después se integra en el Consejo Asesor de la NASA, que también lo ha distinguido con su Medalla de Servicio Público.

Además de sus artículos científicos, Tyson escribe para el público. De 1995 a 2005 fue ensayista en la revistaNatural History, a la vez que publica varios libros, como El cielo no es el límite y Origins: Fourteen Billion Years of Cosmic Evolution (junto a Donald Goldsmith). Su última obra, publicada en 2012, es Space Chronicles: Facing the Ultimate Frontier.

El libro Origins acompañó a la miniserie NOVA de la cadena pública de televisión PBS, con la que también colaboró en el programa NOVA-ScienceNOW. Además de sus numerosas intervenciones televisivas, Tyson dirige el programa STARTALK Radio, donde intervienen invitados famosos y se habla de ciencia de una forma amable y divertida.

Recientemente Tyson fue editor ejecutivo y narrador de la aclamada serie Cosmos: A Spacetime Odyssey, una actualización de la del inolvidable Carl Sagan, que fomentó la vacación de Tyson en su niñez. Esta vez son 13 episodios, emitidos por la cadena Fox en EE UU y en más de 180 países a través de National Geographic, junto a la distribución en BluRay y DVD.

En la actualidad Tyson es el quinto jefe del famoso Planetario Hayden de Nueva York. Este planetario está integrado en el Centro Rose para la Tierra y el Espacio –que también dirige– dentro del Museo Americano de Historia Natural (AMNH), donde no ha dejado de ejercer su faceta de investigador en astrofísica.