Diseñan prótesis bucal para aumentar el placer sexual

El invento, creado por el dentista Kuang-Yi Ku, fue expuesto en la Science Gallery de la universidad King´s College de Londres.

Es una especie de retenedor de termoplástico al que se le agregan distintas texturas en caucho.Fellatio Modification Project

Desde hace varios años, la Science Gallery de la universidad King´s College de Londres, Inglaterra, ha logrado hacer lo que parece imposible: unir a dos mundos tradicionalmente divorciados, la ciencia y el arte, para simplificar un lenguaje que suele permanecer escondido en los laboratorios entre las batas blancas y las pipetas.

Entre sus colecciones no han sobrado las excentricidades, pero en la exposición vigente Mouthy, into the orifice (Boca en el orificio), se puede encontrar una pieza que ha robado varias miradas: una prótesis para la boca que busca aumentar el placer sexual durante la felación.

La idea, claramente innovadora, viene de la mente del taiwanés Kuang-Yi Ku. Un artista que ejerce en Holanda y que combinó sus seis años de experiencia como dentista para crear el Fellatio Modification Project (Proyecto para la modificación de la felación).

Según explicó al portal científico NewScientist, la odontología siempre ha pensado que la boca tiene tres funciones básicas: la estética, la pronunciación y la capacidad de masticar. Sin embargo, olvidó que hay una función mayor que no se describe en los libros de texto: el sexo, lo que le llevó a crear el controvertido retenedor odontológico.

Al igual que sucede cuando necesitamos un aparato para alinear nuestra mordida, para crear el retenedor sexual de Ku la persona se debe tomar una impresión dental en una silicona que moldee el tamaño de su boca y forma de los dientes. A partir de esto, el dentista crea una especie de retenedor con termoplástico al que se le agregan distintas texturas, protuberancias y ondulaciones de caucho. Lo que garantizaría una experiencia sexual más intensa para la pareja.

Estas últimas modificaciones, advierte Frank Swain, periodista de NewScientist quien probó la prótesis en el laboratorio odontológico de la universidad King´s College de Londres, “se pueden hacer al gusto” dependiendo  de la preferencia que tenga la pareja.

La idea, explica, es que el producto empiece a evolucionar y se le pueda agregar tejido vivo para tener una sensación más realista. Eventualmente, según la visión futurística de Ku, los surcos y protuberancias se podrían diseñar como injertos permanentes en la cavidad bucal de las personas para que siempre carguen ese potencial.

Una visión que obedece a una nueva medicina que busca desligarse de los conceptos de muerte y sufrimiento, y reemplazarlos por el de placer.  
“Soy parte de la comunidad gay y me di cuenta que las facultades de medicina tienen un sistema muy patriarcal, serio y con profesores muy tradicionales”, explicó Ku al portal científico. ¿Su solución para vencerlo? Crear un aparato odontológico, desde la medicina y la ciencia, para aumentar el placer durante el sexo oral.

 

Temas relacionados