Quiere resaltar la Colombia nocturna

El colombiano que fotografía las estrellas

El ingeniero y fotógrafo Leonardo Villa ha dedicado los últimos tres años de su vida a capturar imágenes de la Vía Láctea en los cielos colombianos. Escribió una guía para ubicar los mejores sitios para ver los astros en el país.

Parque Nacional Natural Chingaza.Leonardo Villa

A pesar de trabajar la mayor parte de su vida en el sector petrolero, Leonardo Villa afirma que la fotografía se ha convertido en su obsesión. Desde el momento en que descubrió lo que podía lograr a través del lente de su cámara, se ha dedicado a viajar por Colombia en busca de la foto perfecta.

Empezó estudiando ingeniería de petróleos por ser esta una de sus pasiones, y hace apenas unos años se dio cuenta de lo mucho que disfruta de la astrofotografía, es decir, de fotografiar la Vía Láctea. “Mi trabajo de ingeniero me permitió viajar por muchas partes de Colombia y del mundo, pero sólo hace poco levanté la cabeza y admiré el cielo de verdad”, afirma Villa. Dice que su afición empezó después de asistir a un curso de fotografía dictado en una pequeña escuela de Bogotá. Desde ese momento lo fascinó la técnica de fotografiar utilizando largas exposiciones.

En la fotografía de larga exposición el tiempo para que la cámara obture es mucho mayor. De manera que, prolongando el momento de la captura se deja entrar más luz a la película. Esto es algo necesario para la astrofotografía, que se efectúa en las noches y en la cual usualmente no se utiliza ningún tipo de luz artificial.

Junto con su esposa, Lili, su perro, Milo, y un grupo de amigos a los que ha contagiado su afición por el tema, Leonardo Villa sale en las noches a retratar los cielos nocturnos colombianos. Dice que estas salidas están planeadas con anterioridad debido a que fotografiar la Vía Láctea no es una coincidencia. En su caso, procura visitar la locación días antes para escoger los lugares y observar qué tan viable es lograr un buen resultado. No obstante, es importante revisar los pronósticos meteorológicos antes de planear una salida.

Para poder enmarcar el acontecimiento en su totalidad utiliza aplicaciones en el celular como Skyguide, Stellarium o Photopills, que ayudan a visualizar dónde y a qué hora se puede registrar el centro galáctico. Sólo desde el mes de febrero hasta finales de octubre es posible capturar la Vía Láctea en diferentes locaciones del país.

“Leonardo, como buen ingeniero, es muy disciplinado y perfeccionista en lo que hace”, dice Gonzalo Sánchez, un amigo que ha estado presente en muchas de sus aventuras. Una vez lo acompañó en una salida que tenía prevista en el parque Jaime Duque y al llegar ya se encontraba impaciente porque a las 6 de la tarde el cielo estaba nublado casi en su totalidad. Dos horas después se había despejado y las estrellas iluminaban el parque. En ese momento pudo observar a Leonardo cambiando de lentes, ángulos y locaciones para lograr una foto perfecta del lugar.

“Me caracterizo por no hacer composiciones de varias fotos, porque considero que usar varias fotografías de momentos y/o lugares diferentes para mostrar un sitio deja de ser fotografía y es arte digital”, dice Villa con convicción. Para él, uno de los problemas con la astrofotografía es que muchas veces los resultados terminan siendo intervenidos digitalmente a tal punto que empieza a ser un fotomontaje. En su caso, opta sólo por cambiar de vez en cuando el contraste, el balance de blancos, las luces, las sombras y el color de las imágenes que captura.

De lejos se puede observar el amor que siente al fotografiar la vía láctea. Cuando habla de lo que hace se nota que ya no es sólo un aficionado. Es por eso que decidió hacer una guía para enseñar cómo tomar las fotos, en dónde sugiere hacerlas en Colombia, en qué fechas se pueden realizar y qué herramientas se deben tener en cuenta. “La finalidad de por qué hice esta guía es porque me parece chévere que la gente aprenda a hacer las fotos. No es ciencia oculta y no debería serlo. Es algo muy bacano”, reitera.

A Leonardo Villa le interesa que otras personas en Colombia empiecen a practicar esta clase de fotografía, ya que le gustaría ver la Vía Láctea tomada desde diferentes locaciones del país. En su caso, los últimos seis meses se ha dedicado a fotografiar paisajes en las afueras de Bogotá, e insiste que esta práctica puede hacerse en sitios muy asequibles a la gente. Busca cambiar el chip según el cual se debe viajar a lugares exóticos para hacer una fotografía de la Vía Láctea. Su intención, explica, es que la gente muestre una cara diferente de Colombia, “que se muestre la Colombia nocturna”.

Hasta el día de hoy, aunque Leonardo Villa ha realizado más de seis cursos de fotografía y dedicado los últimos cinco años de su vida a practicarla constantemente, en este momento no se considera un astrofotógrafo profesional. Dice que todavía hay cosas por aprender de esta práctica y espera algún día hacerse meritorio del título. Por ahora, busca seguir capturando la Vía Láctea y desarrollando la habilidad de fotografiarla utilizando espacios profundos.

Temas relacionados