Elecciones 2018: Colombia elige presidente

hace 12 horas

El inesperado mineral que descubrió la NASA en Marte

Tras analizar los restos de una de sus perforaciones, el robot Curiosity halló tridimita, un mineral asociado a potentes explosiones volcánicas que los científicos no esperaban encontrar.

El robot Curiosity llegó hace cuatro años a Marte./ Nasa

El robot Curiosity de la NASA, que llegó a suelo marciano el 6 de agosto de 2012, detectó hace poco un hallazgo que tiene sorprendidos a los científicos: el descubrimiento de un mineral que podría obligar a replantear el pasado del planeta rojo.

Se trata de la tridimita, un elemento asociado a potentes explosiones volcánicas en la Tierra que hasta el momento nadie esperaba encontrar en Marte. El rover, sin embargo, luego de hacer pruebas con rayos X a los restos recogidos sobre la superficie del cráter Gale, confirmó su detección. Y eso, que ni siquiera estaba en los planes de la Nasa, sugiere que la historia volcánica de ese planeta pudo se mucho más agitada de lo que se pensaba hasta ahora.

"En la Tierra, la tridimita se forma a altas temperaturas en un proceso explosivo denominado vulcanismo silícico. El volcán de Santa Helena (Washington) y el de Satsuma-Iwojima (Japón) son ejemplos de este tipo de volcanes", le dijo a Europa Press Richard Morris, del Centro Johnson de la Nasa y uno de los líderes del estudio, publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences

Este resultado y las teorías que empiezan a generarse alrededor de él son solo el primer paso de lo que los muchos proyectos con los que se espera revisar la historia de Marte. Uno de ellos, claro, es la búsqueda de nuevas maneras en las que se pudo haber creado la tridimita sin el intenso calor volcánico que necesita para formarse.

El Curiosity está a punto de completar cuatro años sobre la superficie marciana. Desde que aterrizó allí, con sus 900 kilos de peso, ha estado enviado información a la Nasa que recopila a través de diez instrumentos científicos entre los que están microcámaras, sensores de radiación del entorno, un dispositivo perforador para acceder a rocas bajo la superficie y varias decenas de cápsulas en las que un brazo articulado deposita las muestras que toma de su entorno.

 

 

Temas relacionados