El próximo tripulante que llegará a la Estación Espacial será un robot inteligente

CIMON, el primer robot en salir del espacio exterior, viajará en junio junto a otros tres astronautas en la expedición 56-57. Su misión es acompañar al jefe y servir de experimento sobre la relación entre una maquina y un humano en viajes espaciales.

Cimon, el primer robot artificial en viajar al espacio, será uno de los cuatro pasajeros de la expedición 56-57 con rumbo a la la Estación Espacial Internacional (ISS). Tomado de Airbus.com

En cuatro meses saldrá una nueva expedición con rumbo a la Estación Espacial Internacional (ISS - por sus siglas en inglés) bajo el nombre de 56-57. Sin contar uno de sus cuatro pasajeros, la misión no cuenta con mucha novedad. Lo único es que entre sus tripulantes viajará CIMON, el primer robot con inteligencia artificial en salir al espacio exterior. 

Los tres astronautas que viajarán lo llevan consigo porque su función es clara. Será el ayudante del jefe de la misión en varios experimentos, además de servirle como colega y compañero de juegos. Aunque la razón principal para que los científicos lo hayan embarcado ahí es para estudiar las relaciones entre humanos y máquinas inteligentes con el fin de planeas próximos viajes espaciales.

Su compañero es, precisamente, el astronauta alemán Alexander Gerst. Para crear un vínculo entre ambos, los dos ya han ido conociéndose durante los últimos meses. El esfuerzo científico en ello ha sido tanto que, CIMON está programado para identificar su rostro y su voz, para acudir a él apenas Gerst lo llame y seguir sus instrucciones. 

El alemán, por su parte, ha escogido el rostro de su compañero que fue diseñado por 50 ingenieros, expertos en robótica, informáticos y científicos de Airbus, el Centro Aeroespacial Alemán y la Universidad de Múnich. Todos ellos lo bautizaron bajo el nombre de CIMON porque es el acrónimo en inglés de "compañero móvil interactivo de la tripulación", explicó el diario El País de España. 

Una de las tareas que tendrá CIMON será armar junto al astronáuta un cubo de rubik, teniendo en cuenta que su objetivo no es completarlo porque no le tomaría mucho esfuerzo, sino estudiar la capacidad de actuar como compañero. Tomado de la página Airbus. 

El cerebro del robot fue, en gran parte, autoría de la inteligencia artificial de Watson de IBM, famosa por haber ganado en Estados Unidos un concurso de preguntas y respuestas de televisón. De ahí que CIMON pueda comunicarse con sus colegas a través de un lenguaje natura, ponerles una canción o asistirles en cuanto pueda. 

La razón es que el robot está equipado con un vocabulario de más de 1.000 palabras, tiene en su memoria los planos de la nave y ls procedimientos del módulo Columbus que es el laboratorio científico que la Agencia Espacial Europea (ESA) tiene dentro de la ISS.