Escuela de robótica del Chocó representará a Colombia en China

Un grupo de jóvenes participarán del 19 al 21 de julio en el RoboRAVE Internacional, el torneo de robótica educativa más importante del mundo.

Robot creado por el grupo de jóvenes del Chocó. Cortesía

En el concurso nacional de robótica que se realizó en Medellín el año pasado, trece estudiantes de la Escuela de Robótica del Chocó ganaron un cupo para participar en el torneo de robótica educativa más importante del mundo, RoboRAVE 2019. El evento se realizará en China del 19 al 21 de julio.

Luna Valdés, es estudiante de la Escuela de Robótica desde hace año y medio y asegura que “ha sido una gran experiencia, hemos estado entrenando muy duro porque tenemos un propósito: llegar a la competencia, dar lo mejor de nosotros y dejar en alto la representación de Chocó y de Colombia”. A sus 17 años, es parte del grupo que se irá a China el próximo martes.

Los jóvenes viajarán en compañía de su entrenador, Kevin Yurgaky y de Jimmy García, fundador de la escuela, quien desde hace tres años regresó a su natal Chocó para poner en práctica lo que había aprendido en su carrera como ingeniero de sistemas y su experiencia en Bogotá y Medellín en el campo de la robótica.

El objetivo de la escuela es lograr que niños y jóvenes desde su ingenio y creatividad generen proyectos para solucionar problemáticas locales. Kevin y Jimmy han recorrido diez municipios del Chocó para dar a conocer y motivar a más niños a incursionar en el área de la robótica y la programación.

En Quibdó, la sede de la escuela, se reúnen cuatro horas semanalmente alrededor de 40 estudiantes para dar soluciones a su comunidad. Por ejemplo, han desarrollado un sistema de alerta temprana de inundaciones para proteger a las comunidades aledañas a los ríos y una aplicación para la clasificación de basuras en los colegios.

Financiamiento, el otro reto desafío.

Desde hace dos meses han tenido un entrenamiento diario para preparar su participación en China, “por este sueño nos hemos estado esforzando bastante, trabajando duro todos los días, tratando de meterla toda en los ensayos para que todo nos salga lo mejor posible cuando lleguemos allá”, dijo Luna.

Financiar su viaje a China ha sido otro de los retos que han enfrentado. “Teníamos el cupo, pero no los recursos. Por cosas del destino no se sumaron ni la alcaldía, ni la gobernación ni la presidencia, en ninguna instancia del ente territorial”, aseguró Jimmy.

Sin embargo, la embajada de China se enteró de la hazaña de estos jóvenes y decidió financiar los tiquetes aéreos, el hospedaje y la alimentación de los trece niños que tuvieron un mayor rendimiento y compromiso durante los talleres de formación, de su entrenador Kevin Yurgaky y del director Jimmy García.

“Hemos hecho alianzas y generado ese vínculo de confianza con las entidades, con las personas, amigos familiares que nos acompañaron con sus donaciones y han hecho de este viaje una realidad”, dijo Jimmy.

Además, con la ayuda de los papás de los participantes realizaron actividades como bazares y rifas en la comunidad para costear sus seguros de viaje, las comidas entre las escalas, los pasaportes y uniformes.

Para García, “estos chicos son unos ganadores al poder unir a tantas personas por una causa” y ya se encuentran a la espera emprender su viaje.

El torneo

Al igual que en Medellín el año pasado, los participantes enfrentarán su robot a un circuito de obstáculos. Line following (seguidor de línea) es la pista en la que el robot deberá seguir una línea negra con caminos cruzados y curvas cerradas. Según la programación y el trabajo de los concursantes, la máquina debe saber qué ruta tomar para finalmente depositar unos objetos en un contenedor.

Aplicado a la vida real, este es el mismo ejercicio que realiza una máquina ensambladora en una fábrica, llevando piezas de un lado a otro de forma autónoma. García explica que el reto en China será superar un circuito mucho más complejo que el de Medellín. La pista tendrá un mayor número de intersecciones y más dificultad en los giros. El robot deberá tener la capacidad de reaccionar según la ubicación de los sensores, todo está en el nivel de programación que hagan los jóvenes.

“Esperamos traer buenas noticias para para el país y para estos miles de jóvenes del pacífico que tienen sueños similares a los de estos niños”, concluyó Jimmy.

 

Temas relacionados

 

últimas noticias