Estos elementos químicos podrían desaparecer

Galio, indio, hafnio y selenio están en peligro de desaparecer de las profundidades de la Tierra. Se usan en procesos de extracción de metales y como todos los metales e hidrocarburos, son recursos no renovables

El indio es el elemento No. 49 en la tabla periódica.WikimediaCommons

 

Una tabla producida para un informe de la Asociación Americana de Química (American Chemical Society-ACS) en 2015, clasificó 62 de los 118 elementos diferentes en función de su riesgo de suministro, implicaciones ambientales y vulnerabilidad a la escasez. Algunos de los metales incluidos en la investigación son el galio, indio, hafnio y selenio, todos subproductos de otros procesos de minería y extracción.

De acuerdo con el World Economic Forum, aunque sus nombres pueden ser desconocidos para muchos, sus usos no lo son:

Galio: es un subproducto de los minerales de zinc y bauxita. Se usa en los semiconductores que proporcionan el 98% de la demanda comercial del elemento, y en los láseres de los reproductores Blu-Ray.

Indio: también se encuentra en el zinc, se usa en células solares, pantallas LCD, chips de computadora, LED y paneles solares.

Hafnio: es un subproducto del zirconio, se encuentra en las barras de control del reactor nuclear, en los circuitos del microprocesador integrado y en las boquillas del propulsor líquido de la nave espacial lunar Apollo.

Selenio: es un extracto de minerales como el cobre, el níquel y el plomo, se usa en fotocopiadoras, máquinas de detección de rayos X y tecnologías de baterías en desarrollo.

El riesgo de que se esfumen

Dos de los riesgos más amplios que ACS destacó son bien conocidos: uno son los riesgos ambientales causados ​​por los procesos de extracción y extracción de metales, como el uso de mercurio tóxico por mineros artesanales para unir terrones de oro.

Además de ser perjudicial para los ecosistemas naturales, la minería también depende de los combustibles fósiles que crean dióxido de carbono y otras emisiones que contribuyen al cambio climático y dañan la salud humana.

El otro es cómo mantener los niveles de metales raros, como el galio, que solo se producen como subproductos de la fundición y otros procesos industriales.

Pero una tercera parte no está registrada: incluso los metales que cuentan con altas reservas naturales, como el oro y el platino, además de ser uno de los más perjudiciales para el medio ambiente para extraer, están "geopolíticamente altamente concentrados". Su abundancia en lugares como China y África, y la escasez en otros lugares, podría plantear problemas en el futuro.

Aunque la predicción que publicó la revista Proceedings of the Nacional Academy od Sciences (PNAS), y que calculó que ciertos metales desaparecerían en 2017 era errónea (y los autores de la tabla periódica y la investigación de 2015 no dieron ninguna de las fechas de caducidad )la dependencia de cualquiera de estos elementos podría crear problemas en la entrega de la industria 4.0.

Temas relacionados