Publicado en la Revista SAGE

Estudio que vincula el suicidio adolescente con el uso de smartphones divide a la ciencia

Jean Twenge, que ha estudiado los posibles efectos de la tecnología en los menores fue la autora del estudio. Sus conclusiones, publicadas hoy, generan opiniones de todo tipo en portales de ciencia del Reino Unido y Estados Unidos. Los datos no son claros.

El 0,36% de los síntomas depresivos en adolescentes mujeres de 13 a 18 años estaría relacionado con sus usos de las redes sociales, según un último estudio en Estados Unidos.Pixabay.

Jean Twenge, profesora de psicología de la Universidad Estatal de San Diego, se apersonó de este debate desde hace 25 años. Ha intentado descifrar ¿cuánto tiempo debería pasar un menor frente a un computador o un Smartphone? En esa búsqueda, su última conclusión es que las horas que pasan en línea los adolescentes se relacionan con los casos de suicidio y el aumento de síntomas depresivos en Estados Unidos. Aunque no todos los científicos están de acuerdo con ella. 

Un profesor de psicología de la Universidad Bath Spa, en Reino Unido, es uno de sus principales detractores. Pete Etchells, que también es el coordinador blog del diario The Guardian, se puso a la tarea de mediar en la posición de Twenge. Porque “muy a menudo los argumentos que existen sobre la exposición a la tecnología se convierten en afirmaciones alarmistas excesivamente simplistas”, afirmó en una entrada del mismo diario. 

Así que el debate se reduce a que los Smartphones son “malos” sabiendo que el campo de investigación en el tema es prematuro. De hecho, no hay suficiente evidencia que demuestre alguna verdad. Como en el caso de la última publicación de Twenge y sus colegas en el periódico Clinical Psychological Science.

El problema con ese artículo, explica Etchells, es que es “confuso porque se hacen afirmaciones causales a lo largo del texto”. Los datos que se utilizan allí, provenientes de un par de encuestas estadounidenses entre 2010 y 2015, muestran que la depresión en los adolescentes hombres de 13 a 18 años se ha estancado desde hace siete años y que pasa lo mismo con los casos de suicidio. Las únicas que parecen coincidir con lo dicho por la psicóloga serían las mujeres en el mismo rango de edad.  

Otra científica se unió a este argumento después de hacer un análisis de la investigación publicado en el portal Medium. Amy Orben, profesora y psicóloga de las redes sociales de la Universidad de Oxford, demostró que “solo el 0,36% de los síntomas depresivos informados en las mujeres de la muestra se pueden predecirse mediante el uso de las redes sociales”. Por tanto, no se podría hacer una relación directa.

La discusión no es exclusiva de los gringos. En Colombia, hasta hace nueve meses, la directora del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar Cristina Plazas, recomendó a los padres no darle Smartphones a sus hijos menores de 14 años. Aunque el principal motivo de la funcionaria no era precisamente los casos de depresión o suicidio, sino la amenaza a la explotación sexual que viven los niños en el país.

Días después, un estudio nacional de la firma Bigdata y analítica Sinnetic reveló que el 72 % de los padres colombianos aprueban el uso de los teléfonos inteligentes y el tiempo que sus hijos menores de 14 años pasan en línea.